Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

29 marzo 2008

El personaje: Prometeo

Inauguro esta sección para hablar sobre personajes mitológicos variados. He querido empezar por Prometeo, pues parte de su mito explica nuestra propia existencia.
Wikipedia
Prometeo es conocido tradicionalmente como el creador de la especie humana a partir de arcilla. Después de darle vida decide llevar a cabo tres tareas: la primera consiste en enseñarle a los mortales a alimentarse con las mejores piezas de los animales sacrificados en honor a los dioses; en segundo lugar, les roba el fuego a estos para entregárselo a los seres humanos con el objeto de que puedan ver en la oscuridad y sean capaces de calentarse; y, finalmente, muestra a su hijo Deucalión cómo construir una embarcación donde se recojan todos los mortales para escapar del diluvio producido por Zeus.

Zeus, enfadado con Prometeo por la protección que ejerce sobre los humanos, decide castigarle encadenándolo al monte Cáucaso, donde un águila, todas las mañanas, le devora el hígado, que vuelve a generarse cada noche. Sin embargo, el héroe soporta excepcionalmente la tortura y es Heracles (hijo de Zeus) quien le libera de tal tormento al matar al ave rapaz y desencadenarlo. Conmovido por la acción de Heracles, Prometeo le descubre a Zeus un secreto de enorme importancia para su regencia: le aconseja que no se case con Tetis, porque esta dará a luz vástagos más poderosos que su antecesor y le destronarán del Olimpo.

Finalmente, otro episodio está relacionado con Prometeo: el centauro Quirón, herido de muerte por una flecha erróneamente disparada por Heracles, dona su inmortalidad a Prometeo, quien la acepta, pues no puede ser curado.
(He resumido la historia de este personaje amparándome en los datos contenidos en el Diccionario de mitología clásica, vol. I y II de C. Falcón Martínez y otros de la editorial Alianza).

No hay comentarios:

Publicar un comentario