Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

29 abril 2008

Olivia saves the circus

Resulta curioso el pudor que tienen algunos críticos literarios en considerar al cómic como una manifestación más dentro de los géneros literarios (categorías demasiado encorsetadas, en ocasiones, que llevan a preguntarnos, al menos, dónde ubicamos dentro del arte a algunas obras).

Por otro lado, existe otro obstáculo a vencer: la inseparabilidad de la imagen con respecto a la palabra, ¿o es al revés? Cabría preguntarse, en el caso de los cómics y de las novelas gráficas, qué elemento determina al otro o si no existe una determinación sino una coexistencia indisociable. Un ejemplo lo encontramos en Olivia saves the circus (2001), cuyos diálogos e ilustraciones pertenecen a Ian Falconer, quien ha creado a este personaje y sus historias.

En este comic, la protagonista, Olivia, debe realizar una tarea para clase en la que ha de detallar sus vacaciones. La graciosa cerdita relata cómo ella logra dar vida a un circo mediante sus malabarismos, su doma de bestias, etc.. Su imaginación enfada a su profesora; pero Olivia vuelve feliz a casa, después de la jornada en el colegio, pues su mundo interior le permite alcanzar metas imposibles o plantear su posible realización.

El contenido de esta pequeña joya se dirige tanto a los niños como a los adultos, ya que admite una lectura más profunda, sobre todo el final de la historieta: la cerdita, echada en la cama, expresa un "Maybe", tras la recriminación de su madre por saltar sobre la cama, que se halla a la altura de los brazos de Eleanor Roosevelt, cuya foto está colgada en la pared. Con ese quizás ante la esposa del presidente Franklin Delano Roosevelt, el autor nos llama la atención sobre el poder del pensamiento y de cómo este se puede convertir en una modificación del mundo en el que vivimos, de ahí que escoja como ejemplo a esta activista y defensora de los derechos humanos y una de las mujeres más influyentes del siglo XX.

Esta es mi recomendación literaria y gráfica para un lindo fin de semana en el que disfrutar adultos e infantes de un libro donde tres colores (el rojo, el negro y el gris) adquieren una vida asombrosa ante la mirada del lector. Con esa sencillez- que también se aprecia en el uso de la palabra- se construye el entorno de Olivia, una niña-cerdita que exprime al máximo su infancia y con esto nos hace gozar a sus lectores hasta tal punto que permaneces embobada mirando una y otra vez las breves páginas en busca de una nueva sensación, de una nueva experiencia artística.

A Paz

(Existe versión traducida al español)

3 comentarios:

  1. Che dos cosas, es cierto q el comic esta visto como un genero menor, siendo q en casos supera con creces a obras consideradas como literarias y q son una bosta.
    otra q linda la historia d ese comic, lastima el nombre d la protagonista.....

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que tienes toda la razón; pero te "matan" esas confianzas, grosso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu recomendación. Hay comics y libros ilustrados que son una maravilla de palabra e imagen

    ResponderEliminar