Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

19 mayo 2008

La ópera como forma musical (por Macbeth)

El canto es algo connatural a una gran cantidad de especies animales y el hombre debe haber heredado de algún antepasado remoto esa capacidad (o necesidad, según se mire), que practican todos los grupos humanos de una u otra manera. Lo que nos diferencia del resto de los animales es que el hombre es el único realmente consciente de su canto y ha llegado a transformarlo de necesidad biológica en una manifestación artística.

Lo cierto es que tenemos muy pocos indicios de cómo cantarían civilizaciones del pasado como griegos, romanos o egipcios, pero, seguramente, a partir de esas bases el canto humano fue evolucionando hasta las diversas formas que conocemos actualmente. De todas esas formas, hay una que aúna a la vez el fenómeno orquestal, vocal y teatral y que comenzó su andadura aproximadamente en el año 1600 con la Euridice de Jacopo Peri. Se trata, por supuesto, de la ópera y. cuando los tres factores mencionados (música, canto y teatro) convergen en una buena función, se puede afirmar que estamos asistiendo a una de las manifestaciones artísticas humanas más completas.

El objetivo de esta sección, que ya inicié con La Bohème es, precisamente, ayudar al neófito a apreciar y disfrutar en todas sus dimensiones un arte tan complejo como la ópera. Para ello, trataré de recomendar las versiones que considero más apropiadas, con el fin de facilitar la tarea al que empieza a moverse en el complejo mundo de las versiones discográficas (y así también evitamos gastos inútiles, que yo conservo en mi estantería algunos de esos y todavía me duele).


¿Cómo iniciarse?

Normalmente, si uno no ha crecido escuchando ópera en casa, se llega a ella a través de las bandas sonoras de cine, anuncios de televisión o a través de un profesor de música, amigo o familiar especialmente influyentes. En este punto de partida, no hay que tener miedo de recurrir a los numerosos recopilatorios publicados por todas las discográficas, del tipo “El mejor álbum de ópera del mundo” o similares, con títulos igualmente pretenciosos (EMI, DECCA o PHILLIPS tienen algunos muy buenos), porque nos pueden dar un punto de vista más amplio y descubrirnos cosas nuevas, además, suelen estar bastante bien de precio.

Un paso posterior, para el que no se atreva aún a escuchar una ópera completa, son las selecciones de fragmentos de una obra concreta (hoy en día ya no se publican muchas, pero de las óperas más famosas siempre puede encontrarse alguna).

Con el paso definitivo, la escucha de la primera ópera completa, hay que tener cuidado en cuanto a la elección (para eso estamos nosotros, para ayudar), no es cuestión de comenzar por el Moisés y Aarón de Schoenberg, para después salir corriendo. En este sentido, yo recomendaría (y es mi opción personal, ojo) comenzar por alguno de los pesos pesados del repertorio italiano (como La Bohème, Madama Butterfly, Rigoletto o La Traviata) o francés (Carmen o Los Cuentos de Hoffmann). Si se tiene acceso a una buena versión en DVD (también las recomendaré, cuando las haya), el aspecto visual y los subtítulos hacen esta opción sumamente atractiva.

Precisamente para facilitar la elección, se recomendará de cada obra una versión preferente y una o dos más, como opción en el caso de no tener acceso a la primera. También se recomendarán interpretaciones antológicas de los fragmentos más relevantes. No pretendo estar en posesión de la verdad absoluta, sólo recomendar la versión que considero más apropiada para el recién llegado (y eso no quiere decir que las demás sean malas versiones, ni mucho menos).

Por último y para no extenderme más, manifestar mi ofrecimiento para resolver cuantas dudas o consultas queráis plantear y que trataré de resolver con la mayor brevedad posible (si puedo, que no soy infalible) en la siguiente dirección de correo electrónico: operofilo@yahoo.es.

Un saludo y bienvenidos a la ópera.

4 comentarios:

  1. Mac, eres todo un crack pedagógico.

    ResponderEliminar
  2. estoy de acuerdo con tigo, yo inicié a una persona con El barbero de Sevilla seguí con Carmen y con la Traviata, despues pudo tolerar platos más fuertes y ahora los disfruta mucho.Una interrogante ¿donde consigo las letras de Arias o coros? gracias Ana de Montevideo

    ResponderEliminar
  3. jajajaja no sta tan buena la info peo con tal que el profe t ponga nota no importa jejeje:-)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Anónimo! Si no te gusta la información, estaría bien que indicaras qué es lo que no está bien desarrollado para que lo modifique. Un saludo

    ResponderEliminar