Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

20 junio 2008

El mar

Se mueve trayendo olas. En la orilla, arena dorada entre manos extendidas. Dibuja caminos con los pies y mira al cielo para creer descubrir palabras. Al cerrar los ojos, el sol sigue brillando difuminadamente en la oscuridad. Ahora solo oye el susurro que arrastra recuerdos espumosos. Entre esas olas la arena se pelea y forma una masa de polvo húmedo que se deposita musicalmente entre los dedos.

Con fuerza se expande y se encoge, se aferra a los deseos diminutos aguantando un gemido de placer que azota el límite con el cielo: pretende fundir espuma y nubes. Pretende asirse a palabras que dijo aquella vez.

Un recuerdo.

Olivia

(Texto perteneciente a la Antología desesperada)

Considéralo tu regalo.

1 comentario:

  1. El mar, se sintió celoso y quiso en tus ojos estar el también.
    Hermoso como siempre Melibea, no haces más q maravillarme una y otra vez.

    ResponderEliminar