Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

15 junio 2008

El Príncipe Valiente de Harold Foster (1937-1980)


En aquellas tardes solíamos en mi casa leer cómics de todo tipo. Un día cayó en nuestras manos un ejemplar de El Príncipe Valiente. No recuerdo bien si esa tarde fue de estío, en la casa de campo, o de invierno (pues donde vivía las estaciones intermedias no existen). Tampoco recuerdo bien el número que leímos por primera vez, pero no era el inicial. A partir de entonces, mi hermana y yo nos enamoramos de los gráficos y de las historias, repletas de aventuras, de valores tan profundos como la lealtad y el honor, estos que ya no se estilan en este siglo capitalista. Ambas soñábamos con ser el caballero que protege a la dama; pues el papel de la mujer débil es para otras, para las obsesionadas con el tinte y el carmín. Con nuestros ahorros y la ayuda de nuestra madre, compramos toda la serie escrita y dibujada por su autor original: Harold Foster.

El relato se remonta a la época del rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda (hermosa época). Valiente o Valiant es el hijo del rey de Thule, Aguar. Este rey es destronado por el malvado Sligon y abandona sus queridas tierras junto con su familia, que se instala en los pantanos costeros de Inglaterra. De esta manera, las aventuras del joven príncipe se desarrollan en estos pantanos hasta que un día salva a un caballero del rey Arturo, Sir Gawain. Este, como recompensa, lo lleva a Camelot, donde es nombrado caballero tras un período en el que sirve como escudero a Gawain.

A pesar de que Valiente es un Caballero de la Mesa Redonda, sus aventuras toman vida en diferentes continentes y no se adscriben únicamente al ámbito artúrico. En una de esas aventuras conoce a la intrépida Aleta, reina de unas islas del Mediterráneo, con la que se casa y tiene hijos. El hijo varón, Arn, continuará las aventuras de su padre y, por tanto, será el que protagonice los episodios más recientes de esta saga.

La narración mezcla hechos singulares o sobrenaturales con acontecimientos históricos variados. A medida que pasan los números, lo inverosímil es sustituido por el realismo. Pero la esencia temática se mantiene.

Quisiera hacer una breve mención a la autoría de este cómic. Actualmente se sigue produciendo esta serie.
No obstante, el autor original fue Harold Foster, quien llegó a dedicarle a cada página una media de dos días, pues escribía los guiones y dibujaba las ilustraciones él solo hasta que desde 1971 colaboraron en su trabajo otras personas. Después de su muerte, otros han seguido con la saga; sin embargo, considero que su calidad gráfica y literaria no se ha mantenido dignamente (una pena).

Recomiendo la lectura de este cómic, pues es bello, profundo, divertido y acicate para rebelarnos ante un mundo paletamente globalizado.

A los que sueñan con la aventura

(fuente de las fotos: The Watcher And The Tower y Crisei)

1 comentario:

  1. EEoooo, creo q las aventuras de los caballeros de la mesa redonda me hicieron daño, porque no dan ganas de soñar con esos valores.
    escribo rapido porque me voy a u cumple.

    ResponderEliminar