Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

21 junio 2008

"La gran final" de Gerardo Olivares (2006)

Ayer me encontraba viendo la televisión con mi hermana y, de repente, en uno de esos zapeos, dimos con la película La gran final, del director español Gerardo Olivares. En un principio, puesto que ya había comenzado la cinta, pensamos que se trataba de un documental y, como somos muy "documentaleras", nos quedamos atadas a la pantalla. Al rato, descubrimos que se trataba de una obra de ficción de enorme interés. Pero vayamos por partes.

El argumento de la película es sencillo: se refleja los efectos de la pasión por el fútbol en tres regiones del planeta diferentes, pero similares en tanto que pertenecen a sociedades cuyo desarrollo tecnológico es limitado. Estas tres regiones son la tundra mongol, la selva amazónica y el desierto nigeriano.

Unos cazadores mongoles dejan su actividad precipitadamente para ver en sus tiendas de campaña la final de la copa mundial de fútbol 2002 entre Brasil y Alemania. Conectan ilegalmente una vieja televisión fabricada en China a un poste de electricidad perteneciente al gobierno. La policía aparece y les quiere multar por ello; sin embargo, los cetreros invitan a los representantes de la autoridad estatal a ver el partido juntos, por lo que no son penalizados. Entre unos y otros se produce un enfrentamiento dialógico porque unos son partidarios de Brasil y los otros de Alemania. Además se suceden momentos delirantes.

Otros momentos delirantes tienen lugar entre unos indios americanos, la misión y la serrería. Con una antena parabólica portada por uno de ellos sobre la copa de un árbol y con un televisor, proceden a intentar ver el partido; sin embargo, ante la imposibilidad de terminar de hacerlo mediante sus propios medios, acuden a la serrería y con los que trabajan allí terminan celebrando la victoria de Brasil.

Unos tuaregs, mientras, se trasladan por el desierto de Níger con sus camellos hacia un lugar en el que, supuestamente, se encontraba el único árbol del desierto; pero el árbol no está: en vez de eso hay un poste que hará las veces de antena para que puedan visualizar el partido con un televisor. Estos tuaregs se unen a un camión repleto de personas y de equipaje y dejan los camellos a cargo de un sirviente. En este ambiente, disfrutan el partido, a la par que uno de los viajeros, que desea ser futbolista profesional, se saca dinero vendiendo las fotos de una revista erótica.

La película, aunque gira en torno al fútbol- deporte que no es de mis favoritos-, resulta enormemente atractiva por las situaciones variopintas y por el fantástico guion de Chema Rodríguez, basado en la idea del director. Por otro lado, la fotografía recuerda a los documentales: de hecho en la película se mezclan la ficción y la experiencia vital del director, por lo que se añade otro atractivo a la obra. Y, por si fuera poco, la inexistencia de actores profesionales aporta una mayor verosimilitud y no supone una tara artística.

En resumen, recomiendo este filme, tanto si gusta o no el fútbol, pues eso es lo de menos: lo de más es que se trata de una película interesantísima, original, con un gusto exquisito en la narración. ¡Hasta a mí me dieron ganas de gritar gol!

Aquí os dejo el trailer:



(fuente: youtube)

Al admirador número uno del cine español

1 comentario:

  1. che, la voy a ver!!!!
    no mentira, no la voy a ver, hablando de eso, muy buena la dedicatoria.
    ese argumento me recuerda a aun pais en el q llevan televisores a los colegios para ver los partidos del mundial (posta)

    ResponderEliminar