Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

09 julio 2008

Hablando de caballeros: Jorge Manrique

Algunos críticos sitúan los precedentes de esta lírica culta en castellano en el siglo XII, en Provenza, con la poesía trovadoresca y de amor cortés. Esta poesía influye en los siglos XIII y XIV en la lírica gallego-portuguesa, catalana e, incluso, en la italiana (Dolce Stil Nuovo y Petrarca), la cual a su vez, influye en nuestra poesía de Cancionero.

Los cancioneros de los siglos XV y XVI son colecciones de poesía compilada bajo la protección de nobles o reyes y que muestra y responde a gustos y costumbres cortesanos. Los poetas que se reúnen son muy variados. Estos poemas se componen, normalmente, en las cortes en un ambiente de discusión en torno a la dignidad de la actividad poética, a su naturaleza divina o aprendida y a su tolerancia.

Desarrolla e
sta poesía una gran variedad de temas:

1) El amor. Es el tema fundamental. Sigue la tradición trovadoresca y recibe las aportaciones de las novedades italianas. Los autores buscan la ambigüedad en sus composiciones e incorporan un gran erotismo, aunque a veces esté velado. Es frecuente el vocabulario religioso o bélico. Una clase especial de esta poesía son las serranillas, campo en el que mencionamos al marqués de Santillana.

2) La religión. Prolonga la tradición hagiográfica y mariana de los siglos anteriores; no obstante, a partir de 1470 se enfatiza la humanidad de Cristo. Nombramos la Vita Christi de Íñigo de Mendoza.

3) La moral. Trata sobre todo la condena o el desprecio por lo material. Mencionamos dos subtemas: la muerte (Coplas de Jorge Manrique) y la Fortuna, asociada también a la Teolo
gía (la Comediata de Ponza y Bías contra Fortuna del marqués de Santillana).

4) La política. Presenta grandes relaciones con la poesía moral, al igual que le sucede a la poesía satírica: El Laberinto de Fortuna, de Juan de Mena, y el Doctrinal de privados, del marqués de Santillana.

5) La sátira. Se distinguen dos tipos: la poesía que se centra en acontecimientos y figuras de trascendencia (Coplas de la panadera, Coplas de Mingo Revulgo- 1464- y Provincial- h. 1474) y la poesía que se redacta, en tono jocoso o serio, contra grupos sociales o defectos como las mujeres, los judíos o los clérigos (El Laberinto de Fortuna).

6) Las preguntas y respuestas. Se vinculan con la tensó y el partimen provenzales. Desarrollan cuestiones metafísicas.

Jorge Manrique (h. 1440-1479) desarrolla una vida y una labor literaria en consonancia con su familia. Fue un hombre de armas y de letras, cuya formación literaria proviene básicamente de su tío Gómez Manrique y de la corte toledana (fuente del cuadro: wikipedia)

Con respecto
a su poesía, se ha dividido en tres grupos: poesía de tipo amoroso insertada en el amor cortés, pero alejada de los cancioneros porque es sencilla y se apoya en la propia experiencia como punto de partida; poesía de tipo burlesco; y poesía de carácter moral: las Coplas.

Las Coplas a
la muerte de su padre enlazan con el planto de Trotaconventos del Libro de buen amor, con las defunciones de Gómez Manrique y con la Defunción de don Enrique de Villena del marqués de Santillana, esto es, con la muerte. Pero, además, se insertan dentro de un contexto histórico-social concreto: las epidemias, los conflictos bélicos y las crisis sociales del siglo XV. En esta atmósfera impera una visión macabra y truculenta de la vida, tal y como aparece en las Danzas de la muerte. Manrique sintetiza el pensamiento anterior y contemporáneo, aunque abandona dicha postura macabra. Entre los tópicos que se encuentran en las Coplas se hallan: la vanidad de vanidades, el ubi sunt, el menosprecio de la vida terrenal, la inestabilidad de la Fortuna, el poder igualador de la muerte, la existencia de tres existencias (la terrena, la fama y la eterna), y la fugacidad de las cosas.

La fecha de composición es incierta y se sitúa poco antes del fallecimiento del padre del autor en 1476. El objeto de la obra es tratar la pérdida de un ser querido, que recibe la visita respetuosa de la Muerte y logra la salvación y la fama eternas.Los críticos hablan de una perfecta adecuación entre la forma y el contenido: una expresión sencilla y desnuda, el tono de confidencialidad con el lector, el uso de las coplas de pie quebrado que permite la armonía entre ritmo y sintaxis. La originalidad de la obra reside en que se trata el tema de la muerte dentro de la vida de una persona concreta reactualizable en el futuro.

Os dejo la primera copla para que disfrutéis de ella:

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

A los aspirantes a caballero

2 comentarios:

  1. Meli, vos sí que sabés mucho de literatura, me pregunto si habrá algo que no sepas.
    Posta cada vez que entro en contacto con vos aprendo y disfruto.
    besos

    ResponderEliminar
  2. "Todo tiempo pasado fué mejor" Pero ¿es así? Corremos el peligro de idealizar el pasado. Toda época tiene sucesos buenos y malos.Jorge Manrique uno de los más grandes poetas de la lengua castellana, y que por cierto me salió en un exámen de reválida. Sabeis escoger poemas, querida Melibea.

    ResponderEliminar