Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

23 julio 2008

La poesía de Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870)

Navas Ruiz califica de postrománticos (1850-1875) a Gustavo Adolfo Bécquer y a Rosalía de Castro. En la transformación que llevaron a cabo del lenguaje romántico, previamente tuvieron un papel esencial el poeta Campoamor, la difusión de los lieder de Heine y la recreación del tono y estilo de los cantares populares por parte de poetas cultos. Todo ello contribuyó a desterrar la retórica romántica, a acentuar el carácter íntimo de la lírica y a crear unas formas que buscan la concisión, el tono menor (fuente del cuadro: wikipedia).

De entre los poetas de esta época, los estudiosos coinciden en resaltar únicamente a Rosalía de Castro y a Gustavo A. Bécquer. Luis Cernuda afirma que la lírica española despierta tras siglo y medio de letargo con las Rimas (1871) de este último, quien, además de dedicarse a este género, escribió prosa: Historia de los templos de España, Leyendas, Cartas literarias a una mujer y Cartas desde mi celda.

En sus Cartas literarias a una mujer (1860-1861) y en el prólogo a la Soledad de Ferrán, Bécquer ofrece sus principios teóricos de la lírica:

- la poesía es anterior e independiente del poema, existe en el universo y particularmente en la mujer;

- la poesía es fundamentalmente sentimental y nace del amor;

- la poesía tiene caracteres femeninos por cuanto en ella predomina lo afectivo y suprarracional;

- la expresión poética es posterior en el tiempo al sentimiento que la generó y supone una elaboración formal que no puede producirse bajo el dominio de la emoción;

- el lenguaje es insuficiente para expresar las complejas vivencias humanas;

- lo religioso es parte del sentir poético, puesto que participa del mundo de lo irracional y afectivo;

- el poeta conoce por intuición la poesía y la expresa con palabras, con la plasticidad y con la melodía.

La transmisión de su obra lírica ha sido muy dificultosa. En primer lugar, Bécquer entregó a González Bravo el manuscrito con sus poemas, pero este se perdió por un incendio. Posteriormente, el poeta reconstruyó de memoria los versos bajo el título Libro de los gorriones. Finalmente, tras su muerte, los amigos decidieron publicar su obra con el nombre de Rimas, para ello ordenaron las composiciones a modo de cancionero e hicieron algunas enmiendas. A la vista de estos hechos, José Pedro Díaz ubica los límites de la composición entre 1857 ó 1859 y 1868.

Los críticos han observado que, además de su formación neoclásica, existe una serie de influencias en este autor que van desde Heine, Byron, Zorrilla y Espronceda, hasta San Juan y la poesía popular, pasando por Campoamor, Lista y Arjona.

Las Rimas constituyen una poética en verso no formalizada, un relato lírico de vivencia amorosa- no necesariamente autobiográfico- y un compendio de temas relacionados con la muerte, la fe y la inmortalidad. Sus principales originalidades son:

- la desnudez: la expresión está perfectamente adaptada a los sentimientos que transmite;

- la preferencia por la asonancia en los versos pares: esto permite difuminar la sonoridad d la rima y flexibilizar la expresión;

- la rima poco frecuente, de rara musicalidad, en la que se combinan versos agudos y llanos;

- ausencia de artificiosidad poética: el silencio y el simbolismo sugieren, el primero a través de la ausencia y el segundo mediante lo material;

- la temática personal: la inspiración y la escritura poéticas, el amor, el hastío vital, el materialismo, la muerte, el olvido...

Como se arranca el hierro de una herida
su amor de las entrañas me arranqué,
¡aunque sentí al hacerlo que la vida
me arrancaba con él!

Del altar que le alcé en el alma mía
la Voluntad su imagen arrojó,
y la luz de la fe que en ella ardía
ante el ara desierta se apagó.

Aun turbando en la noche el firme empeño
vive en la idea la visión tenaz...
¡Cuándo podré dormir con ese sueño
en que acaba el soñar!

La poesía de Bécquer planteó un nuevo lirismo e influyó, entre otros, en Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez.


BIBLIOGRAFÍA

ALBORG, José Luis (1980): Historia de la literatura española. Tomo IV. El Romanticismo, Madrid, Gredos.

ALVAR, C., MAINER, J. C. y NAVARRO, R. (1997/2004): Breve historia de la literatura española, Madrid, Alianza Editorial.

NAVAS RUIZ, Ricardo (1982): El Romanticismo Español, Madrid, Cátedra.

A los poetas

7 comentarios:

  1. Un grande Bécquer, un verdadero poeta.
    y tu nota es espectacular, como de costumbre, tus conocimientos son abrumadores.
    Se nota que sos una experta.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Así que te vas de vacaciones? dichoso quien te acompañe, bueno exitos y espero que la pases muy muy bien, qué tus vacaciones estén colamadas de magia y aventuras.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Ricardo, de verdad. Seguro que todo irá genial.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Meli, te deseo lo mismo que ricardo, no se por que pero me cae bien, ojala tengas un ratito en tus vacaciones y puedas deleitarnos con tu hermoso blog, el mejor de la red.
    besos y felices vacaciones

    ResponderEliminar
  5. Me deleito con tu post sobre Gustavo Adolfo y al mismo tiempo me entero que sales de vacaciones.
    Que las puedas vivenciar disfrutando de todo aquello que tengas ganas de hacer y que la cotidianeidad muchas veces lo impide.
    Que puedas sacar a tu niña interior, jugar, cantar, bailar, reír y AMAR!!!!

    tendrás tiempo de dejarnos algo más en estos tiempos de ausencia? te extrañaré.

    besazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos:me siento felizmente acompañada. Si puedo, claro que pondré algún artículo, porque me encanta escribir, ya lo sabéis.

    Un fuerte abrazo para todos: os toca compartir (jeje).

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar