Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

25 julio 2008

De Argentina y desórdenes varios: empieza la aventura

Al partir a un nuevo lugar, uno siente que el camino es metáfora de su propia existencia. Da lo mismo que se recorran riberas de ríos, senderos montañosos, carreteras de rugoso asfalto... Es indiferente. En verdad, lo que se persigue es el encanto de la ruta. Por esto mismo, yo decidí recorrer una espacio a mitad de camino entre la ficción y la realidad en un intento de vencer los límites con los que hemos nacido. Todo y nada: simplemente osadía.

En esa osadía, sé que arrastro un equipaje que, si bien liviano en peso, no lo es en consecuencias y antecedentes. Pero, ¿qué importa? Sí, ¿qué importa? Es mejor actuar, porque la espera supone derrota y no la deseo: se la regalo al dios de la inoperancia.

Ármate, Diana, para esta cacería en la que te vas a encontrar con Febo. Aparta la mirada de sus rayos cegadores. Tiende sobre él el manto de la oscuridad de tu noche: tus encantos le indicarán qué camino tomaste hasta él. Lo demás, todo y nada, es irrelevante.

A los mortales y sus intrépidas odiseas

3 comentarios:

  1. Te he visto partir en espíritu.He visto como luchabas con dragones.He observado que hacías el equipaje hace tiempo. Te he deseado feliz viaje una vez.Veo ahora que emprendes el vuelo.De nuevo, que seas feliz.

    ResponderEliminar
  2. Volar no es sólo para los pájaros......Felicidades en este camino de aventuras... Vuela alto, pero recuerda de la importancia de aterrizar, de tener los pies sobre la tierra.
    hasta la vuelta!!!
    besazo

    ResponderEliminar
  3. Melibea, exitos con tu viaje, està bueno que salgas a la aventura, requiere de mucho valor, pero de algùn modo sè que lo vas a disfrutar.
    besos

    ResponderEliminar