Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

16 julio 2008

Santa María Egipciaca: la hagiografía sobre una prostituta

Desde el siglo XII proliferan en el occidente medieval poemas dialogados en los que los interlocutores discuten en latín o en romance sobre temas variados. Estos poemas reciben el nombre de debates. El éxito del debate deriva del hábito escolar de la controversia y de la disputatio. Pertenecen a este tipo de poesía el Debate del alma y del cuerpo, Razón de amor con los denuestos del agua y el vino y Elena y María. A la tradición ultrapirenaica pertenecen también las hagiografías Vida de Santa María Egipciaca y el Libro de la infancia y muerte de Jesús.

Las obras de los clérigos del siglo XIII han sido denominadas bajo el término de mester de clerecía, pero no existe una unanimidad en cuanto a este concepto. Según Alan D. Deyermond, no hay una división
exacta entre la narrativa en juglaría y en clerecía, por eso considera que únicamente deben recibir el nombre de mester de clerecía los poemas en cuaderna vía del siglo XIII. Para Gómez Moreno, la cuaderna vía es un estilo o modalidad literaria que usan los clérigos.

Dejando a un lado esta controversia, prefiero centrarme en la Vida de Santa María Egipciaca (c. 1215), cuyo autor es anónimo. El argumento desarrolla la biografía de la santa desde una concepción medieval de la existencia; es decir, la muerte se considera la puerta hacia una vida mejor, la paradisíaca, auténtica aspiración del alma cristiana. Por tanto, esta obra da cuenta de las múltiples vicisitudes- algunas tremendamente crueles- que la prostituta ha de soportar para lograr su beatificación: María, bella y lasciva, marcha a Alejandría para ejercer la prostitución; cuando envejece se va a Jerusalén, pero le impiden la entrada a la ciudad; arrepentida por su conducta, decide llevar una vida de eremita en el desierto y allí cuenta su pasado a un monje, quien transmitirá su historia. Estos hechos, vistos desde la mentalidad del siglo XXI, producen más de una sonrisa y alguna que otra admiración en el rostro.

He seleccionado algunos fragmentos en su versión original. Sé que esto conlleva una lectura ardua, pero considero que, en sí misma, la propia lengua nos introduce en el ambiente medieval.



Para leer los textos, haz clic sobre ellos y los verás más grandes.

1 comentario:

  1. Un texto delicioso. Dos aspectos destacaría. Uno, la idea de tolerancia. No se condena a la persona sino su conducta.Dos,la esperanza en el futuro.Se puede cambiar a mejor.

    ResponderEliminar