Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

31 agosto 2008

De Argentina y desórdenes varios: la Luna lunera en Neuquén

Plaza de las Banderas
La Luna es mi astro favorito. Ejerce en mí todo tipo de emociones y encantamientos. Por eso, es irremediable que le dedique uno, varios o todos los artículos posibles. Concretamente, esta noche, bajo su influjo, recuerdo otra de paseo por la ciudad de Neuquén, la localidad que se considera más importante de toda la Patagonia.

Neuquén es la capital del petróleo de la provincia homónima. Se trata de una ciudad de reciente creación, entre el río Limay y el río Neuquén, pues su fundación data de principios del siglo XX. Está ubicada en un terreno arcilloso, con cantos rodados, seco, que mezcla meseta y valle.

En esta capital dimos algunos paseos, acompañados por nuestros anfitriones allá. Sin embargo, ahora pienso en un recorrido que hicimos a pie mi compañero de aventuras y yo hasta la Plaza de las Banderas.



La verdad es que el paseo en sí no exhibe espectaculares vistas, en mi opinión; pero es lo de menos en este caso. En el alto, disfrutamos del frío invernal, con los abrigos bien cerrados, la bufanda y el pañuelo atados, los guantes en las manos y la cabezas tapadas. Desde allí miramos a la Luna lunera, tan cascabelera como siempre, y la seguimos durante varias cuadras. Incluso intenté, infructuosamente, capturar parte de su belleza.


Entonces y ahora relacioné el paseo con una canción y un poema. La primera es de Los Fabullosos Cadillacs, grupo omnipresente durante todo el viaje. El segundo lo releímos una noche, mientras estábamos compartiendo una velada con nuestra anfitriona de Rafael Calzada. Ambos os los muestro para que los disfrutéis, como un pequeño tributo a mi Luna y a los artistas que se han sentido atrapados por sus encantos.



"Siguiendo la Luna" de LFC:


El vídeo se ve un poco mal, pero muestra una de las últimas apariciones del grupo en el Planetario de Buenos Aires (fuente: youtube)


"Romance de la Luna, Luna" de Federico García Lorca:

La luna vino a la fragua
Con su polisón de nardos.
El niño la mira, mira.
El niño la está mirando.
En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.
-Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.
- Niño, déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.
-Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
-Niño, déjame, no pises
mi blancor almidonado.
el jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño
tiene los ojos cerrados.
Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.
Cómo canta la zumaya,
ay, como canta en el árbol!
por el cielo va la luna
con un niño de la mano.
Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
El aire la está velando.

(fuente: wikisource)


A la Luna y a mi compañero de aventuras

3 comentarios:

  1. luna lunera, cascabelera
    decile a mi amorcito
    por Dios que me quiera
    dile que me muero
    que tenga compasión
    dile que se apiade de mi corazón........

    Melibea querida....tú me llevas a tu tierra con esta canción que mi mamá me enseñó a cantar desde pequeña.
    vos con los Fabulosos Cadillacs y yo tratando de rescatar al máximo recuerdos de mis orígenes, que por diversas cuestiones se dispersaron, se perdieron...

    Y la luna...la luna enamorada..es que el toro enamorado de la luna...ahhh!!! cuánto hay para hablar de la luna. ¿será por qué representa a nuestro yo psíquico?
    así que cuidadito, pues cuando estamos inaguantables, estamos lunáticas/os, es por culpa de la influencia de la luna.
    mejora el sueño????
    si estás bien, mañana creo que iré a desayunar un riquísimo café con leche a Puerto Madero y caminata mañanera....si quieres, te lo cuento a la vuelta.......
    besos guapa!!!
    te dejo jugos diversos, bomboncitos de ciruela y café recién hecho, por si quieres entrar a mi casita.

    ResponderEliminar
  2. Hay una que dice, yo no le canto a la luna porque alumbra nada más, le canto porque ella sabe de mi largo caminar, o algo por es estilo, desde hace varios días tengo esa canción en la cabeza.
    en neuquén viví algunas de mis mayores aventuras y las mejores fueron acompañado por la luna, o mejor dicho por dos lunas

    ResponderEliminar
  3. Yo no le canto a la luna
    porque alumbra y nada mas...
    le canto porque_ella sabe
    de mi largo caminar.

    Ay lunita tucumana
    tamborcito calchaqui...
    compañera de los gauchos
    en las sendas de Tafi.

    Perdido en las cerrazones
    quien_sabe_vidita por donde andare'...
    mas cuando salga la luna,
    cantare', cantare'...
    a mi tucuman querido,
    cantare' cantare' cantare'.

    Con esperanza o con pena,
    en los campos de Acheral,
    yo he visto la luna buena,
    besando el cañaveral.

    En algo nos parecemos,
    luna de la soledad:
    yo voy andando y cantando,
    que es mi modo de alumbrar.

    LUNA TUCUMANA de Atahualpa Yupanqui.........

    y entre tú Melibea y este sujeto tácito me llevan recorriendo Argentina de un punto a otro.
    Estábamos en el sur, con la luna en Neuquén y nos fuimos a Tucumán.... Será que la luna, me ha puesto más lunática que de costumbre.
    buena semana, amiga.

    Yo estoy cerrando agosto y tú con el inicio de septiembre.
    Nos iremos encontrando en este camino matizado por otoño y primavera.

    besazo y cuidate mucho.

    ResponderEliminar