Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

29 agosto 2008

No puedo dormir...

No puedo dormir. Es lo malo del jet lag. Un horario descabezado. Anoche me acosté a las doce de la noche y amanecí a las dos de la tarde. Ahora, en cambio, soy incapaz de sentir pesadumbre en los párpados. En fin, es normal.

Me asomo por la ventana para retener el cielo estrellado, tan hermoso, tan distinto y tan semejante al que contemplaba en el hemisferio sur. La ciudad duerme aquí y allí está por hacerlo.

Quizás deba leer un poco del "Negro" Dolina, así me lleno de sueños y de historias, de ilustraciones que vagan por el subconsciente, de susurros que relatan, de confesiones a media luz.

O tal vez no deba hacer nada, simplemente pensar en lo que mi cabeza quiera: unos retazos por acá, otros por allá. La conexión, indiferente; el capricho, imperante.

Realmente, no puedo dormir. Es lo malo del jet lag.

A los que esta noche no pueden dormir.

1 comentario:

  1. Qué embole no poder dormir, claro las 5 horas de diferencia son jodidas si a esto le sumas que en vacaciones llevas un horario fuera de lo normal, se complica, bueno, siempre tendrás la pastilla mágica q te ayude a conciliar el sueño.
    muchos besos.

    ResponderEliminar