Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

06 septiembre 2008

De Argentina y desórdenes varios: contrastes

Hoy, hablando en el trabajo sobre este hermoso viaje, se me ocurrió utilizar una entrada para colocar diversas imágenes del país, sin comentarlas, pues algunas las he explicado ya y otras las retomaré más adelante.

Ahí van: los contrastes de Argentina.

Parque de la Estación
Rafael Calzada
Un punto entre Misiones y Corrientes
Ruta de los Siete Lagos
Neuquén
Escultura en Adrogué
El Obelisco
Buenos Aires
Rascacielos
Buenos Aires
Plaza de Mayo
Buenos Aires
Plaza de Mayo
Buenos Aires
Estación de esquí
Neuquén
Monumento a  la Bandera
Rosario
Árbol del mate
Misiones
Cataratas de Iguazú
Misiones
San Ignacio Miní
Misiones
Estación del Norte
Rosario
Costanera
Rosario
Suelo de San Ignacio Miní
Misiones
Busto de José de San Martín
Yapeyú
A vos

5 comentarios:

  1. el obelisco, el monumento a la bandera, el busto de san martin y sobre todo EL COHETE DE CALZADA!!!!
    que buen pais!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. que viaje amiga!!!! te has hecho un recorrido bien largo.
    Sin banderías políticas, me impactó la foto que tomaste con el pañielo blanco de las madres....Yo estudiaba y trabajaba cuando en mi país sucedieron esas cosas y doy gracias a Dios por estar viva.
    Me emocioné!!!
    gracias por estas emociones!!!!
    me voy a dormir y seguro que me quedaré pensando en estos contrastes de mi país, que se notan en la geografía, arquitectura y en la gente.
    ¿Nos comprenden los de afuera? Eso sí me gustaría saber.
    besote guapa!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Siempre lo he considerado un gran país, muy cercano, de gentes amables,acogedoras, entrañables. La historia no ha sido justa con el pueblo, pero siguen siendo grandes

    ResponderEliminar
  4. Querida Melibea: te vengo a saludar nuevamente a este post, que sin duda es el que hasta ahora siento como el que llegó con más fuerza.
    Tus palabras: "contrastes" y "desórdenes" sumadas a la foto del pañuelo blanco, me hicieron recorrer un gran trayecto de mi vida.
    Y en referencia a eso, quiero compartirte algo de mis propios contrastes. Viví mi infancia y parte de mi adolescencia en un hogar que además de mis padres argentinos, estaba conformado por un abuelo calabrés, soldado de la 1ra guerra mundial y casado con una gallega analfabeta que escaparon de la miseria europea para venirse a "hacerse la América". Como yo hay muchos argentinos y argentinas que crecimos en medio de culturas italianas y españolas, sus comidas típicas, su música, la tarantela, la jota, castañuelas y panderetas, mientras recibíamos en la escuela algo de nuestro ser nacional en medio de dictaduras y poca democracia. Y entonces uno crece. Y mientras crecía, desaparecía gente y a la vez nacían mis hijos. Y cuando levantaba un poco la cabeza, otro garrotazo como la guerra de Malvinas en la que también perdí amigos.
    Y cuando me doy cuenta de lo que es la historia, también me doy cuenta que me contaron lo que quisieron y que el verdadero camino del aprendizaje comenzó a ser un desafío que asumí prácticamente como autodidacta.
    En estos últimos años, asistiendo y compartiendo espacios en congresos internacionales, post grados, etc. tuve la suerte y la dicha de estar acompañada y compartiendo con muchos extranjeros. La mayoría españoles, pocos italianos, franceses y asta finlandeses.
    Me quedaron grabadas sus palabras sus vivencias. Ellos decían que venían con una gran cultura enciclopedista, pero que la creatividad la aprendían con nosotros.
    Y yo digo ¿cómo no vamos a ser creativos si vivimos como si permanentemente, salvo algunas pocas pausas, transitando caminos que a lo que más se parece es a una montaña rusa o a una coctelera?

    Escribí mucho, no pude ser más breve. Es lo que siento no extendiéndome y te agradezco infinitamente que nuestres todo esto que viste, que somos y que siento que debe ser incomprensible para muchos.
    Tus fotos son un testimonio. De allí a que se comprenda es otra cosa.
    Amo mi país. No me imagino viviendo en otro lugar. Pero las sacudidas de la historia dejan marcas que marcan y perdón por la redundancia nuestro carácter, nuestro modo de ser y pertenecer en este mundo que intentamos que cada día nos de la oportunidad de seguir apostando a la "utopía" de conseguir algo mejor.
    Besitos de chocolate y miel para vos.
    Te curé el mate. Lo tengo en mi escritorio.
    Ojalá hayas descansado y nos sigas deleitando con tus escritos en este sitio al que me gusta mucho visitar.
    hasta luego, preciosura!!!!

    ResponderEliminar
  5. Querida Susuru, cuando fui a tu país busqué muchas cosas, entre ellas la cordialidad y la fraternidad, y todas las hallé. Simplemente, en estos artículos intento reflejar las experiencias hermosas que puedo compartir con los lectores, pues hay otras que no soy capaz de transmitir en su complejidad.

    Cuando viajé por parte de su inmensidad, de cada rincón decidí traerme una imagen física o mental y toda la información vital posible. De hecho, ahora brotan en mi cabeza muchas ideas que creí olvidadas, pero que están dormidas y esperan su turno.

    La historia de tu país y del mío son semejantes en muchos aspectos, pues somos dos países que hemos padecido todo tipo de conflictos internos y externos. Pero, además, estamos unidos por sangre. Esto, a veces, me lleva a pensar hasta qué punto hemos sido injustos los españoles con vosotros y con todos los países que nos acogieron en momentos complicados. No sé, Su. Es indignante.

    Por mi parte, sólo puedo darte las gracias por leerme cada día y por alentarme a escribir. Ahora me hallo en proceso de readaptación a todo: al trabajo, a mi nueva casa, a la distancia, etc.. Esto siempre me cuesta mucho y relatar es una forma de asimilar los cambios.

    Querida, voy a tomarme algo, con la compañía de vos y de todos los lectores, así como con la compañía de esos seres amados que añoro desde este punto del planeta en el que estoy.

    Feliz día y suerte. Un abrazo

    ResponderEliminar