Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

01 octubre 2008

Tú me enseñaste

En tus manos está escrita una historia
que, a través de la yema de los dedos,
dibujaste una mañana en mi piel.

La mañana penetró en el crepúsculo
y los trazos de tu narración
arribaron al puerto,
en cuyas maderas
aquellos pesares sentaste.

Te besé los ojos.
Te besé los labios.

Sobre un hueco de la baranda
me invitaste a descansar.
Allí, frente al banco, años atrás,
a la par que el agua el dique acariciaba,
tus pensamientos retuviste en hojas.

Me besaste el cuello.
Me besaste la cintura.

De lágrimas de placer, de soledad vencida,
aprendí tu historia,
esa que tus manos
me contaron durante nuestros días.

Nos besamos.
Nos perdimos.

Y, sin miedo,
sin espacio,
me enseñaste
el tiempo.

Olivia

CR, 1 de octubre de 2008

A todos tus nombres

2 comentarios:

  1. querida melibea, deberias dedicarte a esto, de verdad, sos mi poeta favorita

    ResponderEliminar
  2. No sé sisbré apreciar la buna poesia, pero esto realmente me parece bastante trabajado y una gran composición, uno e estos días te enviaré una poesía que escribí ayer.
    1 beso
    -Gus-

    ResponderEliminar