Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

09 noviembre 2008

Acis o cuando el mito te transforma en un río

Galatea, una ninfa del mar, rechaza el amor del cíclope Polifemo, pues está enamorada de Acis, un pastor siciliano. Aquel, celoso, mata al joven tirándole una roca en la cabeza. La nereida transformó la sangre de su amado en el río de Sicilia que lleva su nombre y, por tanto, lo convirtió en una divinidad (fuente de Acis y Galatea escondiéndose del cíclope Polifemo: www.globalgallery.com).

Este mito ha sido llevado al arte en numerosas ocasiones. De todas ellas quiero destacar la
Fábula de Polifemo y de Galatea (1613), del poeta Luis de Góngora, y el cuadro Acis y Galatea, del pintor François Perrier (c.1594-1649). Ambos artistas son representantes del Barroco europeo.

[...] Con violencia desgajó infinita
La mayor punta de la excelsa roca,
Que al joven, sobre quien la precipita,
Urna es mucha, pirámide no poca.
Con lágrimas la Ninfa solicita
Las deidades del mar, que Acis invoca:
Concurren todas, y el peñasco duro
La sangre que exprimió, cristal fue puro.

Sus miembros lastimosamente opresos
Del escollo fatal fueron apenas,
Que los pies de los árboles más gruesos
Calzó el líquido aljófar de sus venas.
Corriente plata al fin sus blancos huesos,
Lamiendo flores y argentando arenas,
A Doris llega que, con llanto pío,
Yerno lo saludó, lo aclamó río.

Fragmento de la Fábula de Polifemo y Galatea

(fuente: www.poesia-inter.net)

3 comentarios:

  1. excelente como de costumbre, espero q la pases muy muy bien.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Precioso artículo, un bello mito.
    ¡Saludos! Cada vez que vengo, encuentro cosas sorprendentes....

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos por dejarme un comentario y por animarme. Un abrazo.

    ResponderEliminar