Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

11 noviembre 2008

"Caminante, no hay camino, se hace camino al andar"

Estos versos del poeta Antonio Machado me sirven de título para este artículo que me ha inspirado el último trabajo de Tute en su blog.


Autor del cuadro: Ángel Cerdera (fuente: porelcaminoverde.blogspot.com)

Las estaciones de trenes despiden un encanto peculiar, pues, en los andenes, imaginamos miles de viajes con nosotros mismos de protagonistas, incluso cuando, simplemente, estamos de visita o aguardando la llegada de alguien que ha tenido la fortuna de aventurarse hasta allí. Sí, porque, a mi entender, la existencia es un trayecto que se traza desde dos puntos: el primero lo marca el nacimiento y el último, la muerte; desde uno a otro, ignoramos en todo momento qué curvas vamos a sortear y qué senderos secundarios, atajos o desvelos, conformarán la meta.

¿Viajamos en tren?

11 comentarios:

  1. los trenes son una invitación al viaje, a la aventura, a la fantasía, amo los trenes, dale, vamos

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo, Tácito. Podemos hacer una cosa: ¿quedamos en la Estación del Norte de Rosario? Me encantó esa ciudad.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. te dejo un fragmento del poema del argentino Martín Acuña que se titula RETIRO (en alusión a la estación de trenes)

    Los trenes cruzaban y llegaban,
    las estaciones dormidas esperaban,
    y yo cansado en el silencioso banco
    detenido en los trenes de tus manos.......

    besotes....
    y si voy con ustedes, me animo a viajar en tren me llevan, no molesto..

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Su! Claro, vente, en el tren hay espacio para todos los aventureros que se animen a viajar sin plan previo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. wow. Creo que me enamore de tus blogs. Son mas que interesantes!!! te felicito, ademas de postear articulos de cultura expones tu forma de pensar y eso siempre es bueno.

    Un abrazo.

    El.pensador (un poco tarde en responder)

    ResponderEliminar
  6. Bueno meli, yo no soy tan viajera como tú, al menos físicamente, pero mi cabeza, ya sabes que no para mucho quieta. Un cuadro que me inspira melancolía por la hora de la luz a la que está pintado.

    ResponderEliminar
  7. Las estaciones de tren tienen un encanto especial, al menos para mí.Lugar de esperas y despedidas, y de tantas cosas alegres unas, tristes otras.
    Aunque reconozco que las nuevas estaciones de alta velocidad ya no tienen ese romanticismo

    ResponderEliminar
  8. Meli, dale, nos encontramos en Rosario, y despues damos una vuelta x el rio dale?, ya que no podemos tomarnos el tren desde ahí.
    un presidente nefasto dijo: ramal que para ramal que cierra y nos cagó los trenes. (y los aviones y.....)
    una abrazo

    ResponderEliminar
  9. "los verdaderos viajeros son los que parten por partir" Baudelaire

    Ese lugar místico en que puede convertirse una lugubre estación de tren...tantas historias de amor han nacido y muerto alli, enredadas en esas vías que comunican y desvían... Muy lindo yu posteo...Me encanto!!! BESOS!!!!

    ResponderEliminar
  10. Buen cuadro Meli, te felicito. Se puede observar en él el vapor,el humo, incluso se nota el calor que desprendían aquellos trenes donde mucha gente hacía amistades en los viajes largos y compartía sus bocadillos y bebidas.

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todos por la visita. No imaginé que este artículo despertaría tantas visiones itinerantes. Ciertamente, los trenes son especiales. Muchas veces he paseado a la estación de mi ciudad natal para asomarme a un andén e imaginar.

    Muchos besos para todos y hasta muy pronto, tan pronto como queráis.

    ResponderEliminar