Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

26 noviembre 2008

El dragón Jinryu y la Cazadora de Melancólicos Sueños

- Niña Triste, tú serás la nueva cazadora de dragones, reales o imaginarios; serás la esposa de la ilusión y la amante de lo imposible. Por todo ello, repito, yo te bautizo como Cazadora de Melancólicos Sueños.

Esas palabras de Emoción sonaron en su cabeza cuando se disponía a clavar el acero en el pecho del dragón Jinryu. Levantó la espada empuñada con las dos manos, pero se detuvo al comprobar que el monstruo la observaba con cara de agotamiento. Ya no mostraba un rostro fiero, de dientes afilados y encías negras. Apoyó la cabeza en el suelo y exhaló un aliento caliente mientras pronunciaba, resoplando, una súplica:

- Tú, Cazadora de Melancólicos Sueños, por fin has obtenido lo que buscabas: un dragón con el que justificar la existencia de tu saga. Mas..., mas yo, simplemente, soy un débil anciano que un día aterró los campos del Reino de las Cuatro Puertas. ¿Acaso este logro podrá engrandecerte como guerrera? Tú eres joven, tus brazos han soportado un duro entrenamiento y tus piernas reflejan los días interminables de camino hasta aquí. ¿Podrás comprender a un anciano, quizá el único superviviente de su especie?

Niña Triste bajó el arma, se sentó frente al dragón y se limpió la frente manchada de sangre seca. Apenas notaba el dolor de sus heridas, pero sí la nostalgia de su tierra. Meses de trayecto, días de lluvia y de sol y tan solo el encuentro amigable con Emoción. En esos instantes, ni el pasado ni el presente daban sentido a sus años de entrenamiento. En la tierra había depositado el escudo y sobre él la espada. Un dragón ya había caído a sus pies, tal vez el único superviviente de su especie.

- Jinryu, puedes volar hasta tu cueva en lo alto del Monte Lejano...

La cazadora agarró sus pertenencias y se levantó del suelo. Mientras se encaminaba al sendero que le conduciría a la población más próxima, percibió el aleteo del dragón.

Olivia

Ciudad Real, 26 de noviembre de 2008

6 comentarios:

  1. Qué hermoso cuento! "...serás la esposa de la ilusión y la amante de lo imposible." Que lindo deber le toca a Niña Triste.
    Me gustó mucho este blog, me gusta la manera en que escribís (con 'i' y su respectiva tilde porque soy bien Argento! ja).
    Cómo es tu historia? Argentina viviendo en España?
    Un gran abrazo. Que estés bien.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Fabián. Me alegro de que te haya gustado. En realidad, este cuento es la continuación de otro anterior (pondré el enlace en este, que se me había olvidado, y así lo lees).

    También me hace feliz que te guste este blog que un día empecé un poco escéptica, pero que ahora es una forma de desarrollarme en la escritura bastante relevante.

    Mi historia es larga; simplemente la resumo diciendo que soy española y vivo en España, aunque ahora comparto muchos intereses con la cultura argentina, desde hace un año de forma más acusada, pero que siempre he admirado a través de sus escritores.

    Un dato curioso al respecto es que hay una gran parte de visitantes de mi blog que son argentinos, algo de lo que estoy orgullosa.

    Espero verte de nuevo por aquí pronto y si tenés (jeje) cualquier idea para que la desarrolle en el blog, decímelo.

    Un abrazo, grosso. Cuidate.

    ResponderEliminar
  3. hermoso, hermosa!
    espero la continuación, el sueño, cosa constante en mí y el calor me impiden expresarme como quisiera.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias, encanto. Ya sé, Tácito, que te gustan estas historias de dragones. Está en camino otra. Ten paciencia. Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Siempre me ha parecido que tu prosa es muy poética, tal como tu precioso cuento.Espero su continuación.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Never. Me alegra que os guste el cuento. La verdad es que es un género que siempre me llamó la atención. En cuanto a la continuación, estoy en ello, con un par de ideas en la cabeza.

    Un beso

    ResponderEliminar