Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

23 noviembre 2008

Interculturalidad: Dolina, Gautier, Ang Lee y Girondo

Anteriormente, en otro artículo, hablé de la interculturalidad como una constante en cualquier manifestación artística. Hoy he recordado una fragmento que Dolina leyó en su charla en Ciudad Real y esto me trajo a la memoria también dos lecturas: la primera de ellas La muerta enamorada de Gautier; la segunda, un artículo de Gustavo Martín Garzo en su página oficial sobre Ang Lee. De este modo, os dejo los tres fragmentos con el deseo de que gocemos de la belleza de las coincidencias (acaso la única originalidad del ser humano fue inventar los tópicos).

El Zigurat

En Babilonia, en la séptima terraza del Zigurat, un hombre y una doncella enmascarados se unen sexualmente cada noche cumpliendo un viejo ritual. Los sacerdotes de Marduk se ocupan de mantener una completa oscuridad y de darles a beber un vino espeso y estimulante.

Los amantes tienen prohibido quitarse el antifaz, bajo pena de muerte. Los abrazos duran hasta el amanecer. En ese momento, el sonido de una trompa señala el fin del encuentro.

Cada noche la doncella es sustituida. Pero ése es un secreto que sólo conocen las mujeres bellas de Babilonia. En verdad todas ellas, por turno, serán durante una noche de su vida la amante ardiente del Zigurat, la encarnación misma de Ashtarté.

El hombre que las posee no debe sospechar la sustitución. Debe creer que es siempre la misma mujer, inmutable en su pasión, en su juventud, en su entrega.

Pero hay que decir que el hombre también es sustituido cada noche, aunque éste es un secreto que sólo conocen los varones apuestos de Babilonia.

Cada noche, en la séptima terraza del Zigurat, dos amantes efímeros se dicen palabras de permanencia y perpetuidad. Cada uno juzga al otro perdurable y trata de ocultar su propia condición fugaz. Las bocas que sólo se besarán por esa noche, juran, y no mienten, un amor eterno.

Fragmento del Bar del infierno, Alejandro Dolina (fuente: Blue Sunday)

La muerta enamorada

[...] A pesar de mi vida disipada, permanecía fiel a Clarimonda. La amaba locamente. Ella habría estimulado a la misma saciedad, y habría hecho estable la inconstancia. Tener a Clarimonda era tener cien amantes, era poseer a todas las mujeres por tan mudable, cambiante y diferente de ella misma que era: un verdadero camaleón. Me hacía cometer con ella la infidelidad que hubiera cometido con otras, adoptando el carácter, el porte y la belleza de la mujer que parecía gustarme. Me devolvía mi amor centuplicado, y en vano jóvenes patricios e incluso miembros del Consejo de los Diez le hicieron las mejores proposiciones. Un Foscari llegó a proponerle matrimonio; rechazó a todos. Tenía oro suficiente; sólo quería amor, un amor joven, puro, despertado por ella y que sería el primero y el último.[...]

Fragmento del relato La muerta enamorada de Téophile Gautier (fuente: wikisource)

Deseo, peligro

[...]Elías Canetti dijo que el poeta era el guardián de las metamorfosis y todo el cine de Ang Lee gira sobre ese cuerpo que pide transformarse a instancias el deseo. En sus primeras películas quiere escapar de la cárcel de la tradición, y en las últimas, pienso sobre todo en Brokeback mountain y Lust, caution, lo hace siguiendo la oscura llamada del amor. El cine de Ang Lee habla de ese cuerpo que se transforma en otro siguiendo las leyes no escritas que rigen los encuentros de todos los amantes del mundo. “Yo he sido un niño, una muchacha, una zarza, un pájaro y un mudo pez que surge del mar”. Así resume Borges el misterio de ese cuerpo tocado por el deseo. Ang Lee sigue el rastro de ese cuerpo. Ese es el único tema de todo su cine, el descubrimiento del amor.

Y, ciertamente, Lust, caution contiene alguna de las imágenes más perturbadoras y hermosas jamás rodadas sobre el encuentro de los cuerpos en los instantes de la entrega. En realidad Ang Lee no hace sino volver, a su manera, al mundo de El Cantar de los cantares. Y así vemos como, más allá de la violencia implícita en el deseo sexual, nos descubrimos de pronto en ese extraño jardín donde los amantes se confunden con las otras criaturas del mundo. Y son peces, corderos, ciervos, halcones, bandadas de palomas; y la alcoba en que se encuentran la cámara de un tesoro. [...]

Fragmento del artículo "Deseo, peligro Ang Lee" de Martín Garzo (fuente: Gustavo Martín Garzo, página oficial)

Aunque los anteriores textos tratan, especialmente, sobre las trasformaciones relacionadas con el amor o con el sexo, añado otro fragmento, por sugerencia de Fabián, de Oliverio Girondo. No tiene desperdicio. Si queréis leerlo entero pinchad aquí.

¡Pensar que durante toda su existencia, la mayoría de los hombres no han sido ni siquiera mujer!... ¿Cómo es posible que no se aburran de sus apetitos, de sus espasmos y que no necesiten experimentar, de vez en cuando, los de las cucarachas... los de las madreselvas?

Aunque me he puesto, muchas veces, un cerebro de imbécil, jamás he comprendido que se pueda vivir, eternamente, con un mismo esqueleto y un mismo sexo.

Cuando la vida es demasiado humana —¡únicamente humana!— el mecanismo de pensar ¿no resulta una enfermedad más larga y más aburrida que cualquier otra?

Yo, al menos, tengo la certidumbre que no hubiera podido soportarla sin esa aptitud de evasión, que me permite trasladarme adonde yo no estoy: ser hormiga, jirafa, poner un huevo, y lo que es más importante aún, encontrarme conmigo mismo en el momento en que me había olvidado, casi completamente, de mi propia existencia.


A ti, para que sigamos transformándonos

6 comentarios:

  1. Me gusta la idea de la doble sustitución y la del amor fugaz y eterno a la vez.
    bueno ahora estoy demasiado dormido, tal vez vuelva a firmar más tarde.

    ResponderEliminar
  2. me trajo volando el viento...y recuerdo una frase o un verso no sé, en este momento no recuerdo de dónde proviene y dice:
    "no perdono a la muerte enamorada"
    besote, excelente enlace literario.
    besos con alas trayendo brisas de mejores tiempos.

    ResponderEliminar
  3. hay más besos para ti...quieres pasar a buscarlos y multiplicarlos????

    ResponderEliminar
  4. El Zigurat es excelente... "Las bocas que sólo se besarán por esa noche, juran, y no mienten, un amor eterno." INCREIBLE
    Muy lindo blog, tienes tantos que no sabía a cual entrar. Pero este me encantó.
    Halbando de transformaciones: con Uds. Oliverio Girondo http://www.poesia-inter.net/og32016.htm
    Un abrazo desde Paraná, Argentina.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Fabián, por tu visita: espero que vuelvas pronto.

    De todos mis blogs, este es el más querido para mí, pues es el primero y con el que me siento más identificada.

    El tema de las transformaciones es muy estimulante para el lector y el escritor. Se me ocurren muchas, como, por ejemplo, las que llevamos a cabo diariamente al interpretar algunos de los papeles que la existencia nos depara.

    Un saludo desde aquí. Aún tengo en mi memoria mi querido río Paraná. Cada vez que pienso en él se me escapa algún que otro suspiro. No dejes de pasear por él.

    ResponderEliminar
  6. Mi dulce pequeña Melibea...qué pasa princesita? no te sientes bien?
    Espero que no tengas nada serio como imagino y me dijiste, que sean sólo nostalgias. Y este post tuyo para mí es muy mágico. Las máscaras, los enamorados, Girondo, el Paraná, con lo que me gusta y ahora con el calorcito ya llega la época de ir los fines de semana a alguna isla.....No sé quien es Fabiám, pero si es otro argentino, ya me pongo de pie para saludarlo.
    besos y más besos. Espero verte prontito.

    ResponderEliminar