Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

22 diciembre 2008

El Ponte Vecchio

Últimamente estoy pensando mucho en viajes; de hecho, hay una canción que me viene a la cabeza en varios momentos del día que dice así: "Quiero viajar quiero viajar/ Por el río profundo musical" (Rosal). Este río, metafórico o no, según quiera el lector, me trasladó, a su vez, a una imagen de hace aproximadamente once años, cuando, en mi viaje de final de instituto, fuimos a Italia. Una de las ciudades en las que nos detuvimos fue Florencia (fuente de la imagen: wikipedia).

El Ponte Vecchio es una de las tarjetas de presentación de esta ciudad inolvidable. A pesar de las múltiples crecidas del río y de la Segunda Guerra Mundial, esta construcción, que une ambas orillas del río Arno, se ha mantenido en pie ante los contratiempos climáticos e históricos.

El puente actual data de 1345 y su nombre se opone al del Ponte Nuovo o Ponte alla Carraia. En él, desde muy pronto, comenzaron a establecerse negocios de todo tipo: pescadores, carniceros, curtidores... En la parte central del mismo, se mantuvo un espacio para poder arrojar los desperdicios al agua. Posteriormente, a finales del siglo XVI, el duque Fernando I los echó del puente por considerar que estas actividades contaminaban el río. De esta forma, los joyeros y los orfebres, mediante el pago de un alquiler mucho mayor, se instalaron allí como se puede apreciar ahora cuando se pasea sobre el Arno.



Información extraída de Italia, guía de National Geographic por Tim Jepson


El Ponte Vecchio en el mundo.

Si también vosotros tenéis ansias por viajar, incluso por cauces fluviales o por las profundidades mágicas, escuchad la canción "Quiero viajar" del grupo Rosal. Disfrutad de ella.



(fuente: youtube)


¿Quieres viajar?

4 comentarios:

  1. quiero viajar...
    casi no pienso en otra cosa, posta y voy a viajar.

    ResponderEliminar
  2. Wiiiiiiiiiiiiii. ¿Puedo ir con vos? Sé nadar un poco. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pensar que lo más lejos que fui fue a Córdoba!

    :(

    :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. 2008 - 2009

    Todo lo que hay que saber sobre cómo vivir y qué hacer y cómo debo ser lo aprendí en el jardín de infantes. La sabiduría no estaba en la cima de la montaña de la universidad, sino allí, en el arenero. Estas son las cosas que aprendí:

    Compártelo todo. Juega limpio. No le pegues a la gente. Vuelve a poner las cosas donde las encontraste. Limpia siempre lo que ensucies. No te lleves lo que no es tuyo. Pide perdón cuando lastimes a alguien. Lávate las manos antes de comer. Sonrójate. Las galletitas calientes y la leche fría son buenas. Vive una vida equilibrada; aprende algo y piensa en algo y dibuja y pinta y canta y baila y juega y trabaja cada día un poco.

    Duerme la siesta todas las tardes.

    Cuando salgas al mundo, ten cuidado con el tráfico, tómate de las manos y no te alejes.

    Permanece atento a lo maravilloso. Recuerda la pequeña semilla en el vaso. Las raíces pujan, la planta sube y nadie sabe realmente cómo ni por qué, pero todos somos así. Los peces de colores, los hámsters y los ratones blancos e incluso la pequeña semilla del vaso, todos mueren. Y nosotros también.

    Y entonces recuerda una de las primeras palabras que aprendiste, la más grade de todas:

    MIRA.

    Todo lo que necesitas saber está allí en alguna parte. La Regla de Oro: el amor y la higiene básica. La ecología y la política, la igualdad y la vida sana.

    Toma cualquiera de estos ítems, tradúcelo en términos adultos sofisticados y aplícalo a tu vida familiar o a tu trabajo, a tu gobierno o a tu mundo, y se mantendrá verdadero, claro y firme. Piensa cuánto mejor sería el mundo si todos - todo el mundo - tomásemos galletitas con leche cada tarde a las tres y después nos acurrucáramos en nuestras mantas para dormir la siesta. O si todos los gobiernos tuviesen como política básica volver siempre a poner las cosas donde las encontraron y limpiar lo que ensuciaron.

    Robert Fulghum

    ResponderEliminar