Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

13 diciembre 2008

La lluvia de oro

Según el oráculo, Dánae, hija del rey de Argos, iba a ser madre de un varón que mataría a su abuelo, Acrisio. Debido a esto, el rey decide encerrar a su hija en un torre de bronce, alejada así del mundo. Sin embargo, Zeus, atraído por la mujer, se transforma en lluvia de oro para poseerla y la joven da a luz a Perseo.

Acrisio, enterado de lo sucedido, mete en un cofre a su hija y a su nieto y lo tira al mar. Estando a la deriva, Dictis, hermano de Polidectes, el tirano que gobierna la isla de Sérifos, los recoge y les da asilo. De esta forma, Dictis actúa como un padre para el muchacho.

Ya hecho un hombre, Perseo mata a Medusa. Después viaja de regreso para reunirse con su abuelo Acrisio. Este, asustado, se aleja; mas se encuentran casualmente durante la celebración de unos juegos; Perseo participa en el lanzamiento de disco y, desafortunadamente, le golpea mortalmente en el pecho a su abuelo. De este modo se cumple la profecía.

Gustav Klimt inmortaliza el momento del encuentro entre Zeus y Dánae en 1907 con el cuadro Dánae o La Lluvia Dorada. Así pues, todo el marco narrativo anterior y posterior desaparece, pues el pintor hace hincapié en tópico modernista de la fertilidad y en la sexualidad, uno de sus temas obsesivos.

Si atendemos a la composición del cuadro, destacan las formas en curva, que delimitan la figura central de la mujer. El dorado y la disposición de los elementos agudizan la sensualidad; no obstante, la presencia de la lluvia divina proporcionan cierta frialdad asociada a la espiritualidad. Mujer, sexo y mitología se convierten en un objeto artístico autónomo.

(fuente del cuadro: el-alfeizar-de-dedalus.blogspot.com; fuente de la información: wikipedia)

Las vías de Zeus son impredecibles.


BIBLIOGRAFÍA

FLIEDL, Gottfried (2006): Klimt, Taschen, Köln.

9 comentarios:

  1. Hola Melibea!!
    Cada día nos enriquezes aportato un poco sobre cultura general y sobre mitos, los cuales a mí, perticularmente, me encantan.

    Un abrazo!

    Feliz finde!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Gus, por tus elogios. Bueno, resulta que recordé este mito el otro día con mi madre, mientras veíamos una horrososa adaptación de la Ilíada. El tema salió porque hablamos de las transformacions de Zeus y nos reíamos pensando en lo ingeniosos que son los helenos inventando; vamos, que una cosa nos llevó a la otra.

    Por otro lado, con un amigo volvió Zeus con sus líos amorosos. No me deja de sorprender. Me cautiva el tema de la metamorfosis. A propósito, ¿te has leído la obra Metamorfosis de Kafka? Es una novela excelente, aunque la tranformación está más bien vinculada a cambios de tipo existencial.

    En fin, no me enrollo (deformación profesional, jeje). Cuídate y nos vemos en la cafeta. Chao!

    ResponderEliminar
  3. Hula!!
    No, no he tenido el placer de leerme esa novela que, por lo comentado, es maravillosa.
    El año pasado tuve la opción de elegir en filosofía y me quedé con "El caballero inexistente", pedazo de novela, es de un escritor italiano, esa sí que te la recomiendo. A mí me ayudó a pensar bastante.

    Un abrazo y sí, nos vemos en la cafeta jeje

    ResponderEliminar
  4. Gracias Melibea, siempre nos contás historias interesantes, yo asociaba la lluvia dorada a otra cosa...
    besos por miles

    ResponderEliminar
  5. Apasionante la historia de Perseo y las Gorgonas.
    Siempre interesante la mitología.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola,Gus, de nuevo! Me alegra que te encuentres mejor. Tomaré nota del libro que me recomiendas: ¿no será de Italo Calvino? Yo de él me leí el Barón rampante y me encantó; es un grosso. Besos.

    Tácito, ¿qué tal? Bueno, ya sé que la lluvia dorada nos suele recordar a una práctica sexual. Ciertamente, hasta en eso no podemos creernos modernos los habitantes de este siglo XXI, pues ya los helenos tenían formas hermosas de relatar dichas intimidades. Bueno, ahora me viene a la mente Aristófanes, que de suave no tenía nada; bastante explícito era. Cuídate y besazos.

    ¡Hola, Cristal! También soy como tú una apasionada de la mitología mediterránea. Es muy interesante comprobar las relaciones entre las distintas mitologías del Mundo Antiguo.Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Madre.... lo que nos queda por aprender;)

    ResponderEliminar
  8. la mitología!! un temazo guapa, del que reconozco que no sé casi nada.
    y??? tomaron mate?

    yo me di el gusto de comer pizza a la parrilla con mis hijos ayer a la noche, disfrutando la comida y la presencia de ellos.
    besazo dominguero

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Su! ¡Qué bueno lo de la pizza a la parrilla! Recuerdo que mi compañero de viajes y yo comimos unas buenísimas hechas en casa de unos amigos estupendos, allá en Neuquén.

    En cuanto al mate, lo tomamos este jueves, a ver si de esa forma nos calentamos, porque hace un frío importante, con nieve y todo.

    Cuídate, maja, y disfruta de lo que resta de domingo. Besos

    ResponderEliminar