Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

20 enero 2009

La cueva de Salamanca

Cuenta la leyenda que, donde ahora están las ruinas de la iglesia de San Cebrián (Salamanca), existió una cueva en la que impartía clases el mismo Belcebú durante siete años a siete alumnos, a cambio de un pago. Uno de esos alumnos, el escritor Enrique de Villena (1384-1434), para evitar pagar su deuda, que consistía en permanecer encerrado en la cueva, se escapó y, según parece, el Diablo se quedó con su sombra.

Esta historia pone de relieve el vínculo de la iglesia con cultos paganos. De hecho, existen versiones diferentes en cuanto al origen de la cueva: una de ellas, afirma que Hércules la fundó; otra, en cambio, que fueron los celtas o los árabes; incluso, se ha dicho que se trata de un portal a una galería laberíntica subterránea que recorre la ciudad.

Este templo fue edificado durante la repoblación de la ciudad en la época de la Reconquista, junto a la muralla. Por eso, la muralla sirvió de pared de la sacristía, de ahí el aspecto de cueva que adquirió el edificio.

Dado que la Historia y la Literatura se dan la mano en el origen de esta iglesia, me parece oportuno invitaros a la lectura de El manuscrito de piedra, de García Jambrina, pues en la novela se mezcla la Salamanca real con la imaginada.

(fuente de la imagen y de la información sobre la cueva: wikisalamanca)

5 comentarios:

  1. Conozco Salamanca, pero no se donde está exactamente la cueva. Dame alguna indicación

    ResponderEliminar
  2. Casi siempre las cuevas tienen un halo de misterio...

    ResponderEliminar
  3. Las cuevas!!!
    Siempre lugares que invitan a la experimentación, que incitan a visitar solo por el echo de la curiosidad.
    Besos Olivia!

    En mi blog dejé un pastel junto con una receta, pasás a probarlo?

    .Gs.

    ResponderEliminar
  4. Dulce muchachita, mencionando las Cuevas, me viene a la mente el paso de Mendoza a Chile, y pienso en las cuevas en las cuales se esconden los enamorados para hacer el amor, lejos de las miradas de los otros.
    Muchachita...no me hagas hablar de más....
    te dejo la letra de un tango y te invito a cantarla...te animas?

    ¿Te acordás, Milonguita?
    Vos eras la pebeta más linda 'e Chiclana,
    la pollera cortona y las trenzas,
    y en las trenzas un beso de sol.
    Y en aquellas noches de verano,
    ¿qué soñaba tu almita, mujer,
    al oír en la esquina algún tango
    chamuyarte bajito de amor?...

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola a todos!

    Doctor, ya te he dado la indicación en tu blog. Ya veo que eres viajero, como yo. Un abrazo.

    Faladomi, las cuevas..., en fin, menudos sitios para perderse y no solo mentalmente, ¿no, Susuru? Cuídate. Un enorme achuchón.

    Gus, veo que has regresado de tu exilio biológico (jeje). Los exámenes absorben a cualquiera. En Toledo hay otra cueva también con leyenda. Quizás hable de ella. Un beso

    Su, ¡hola, guapa!, menudo calentamiento global que producen las cuevas. El tango de 10 y la compañía también. La verdad es que estoy muy bien estos días, de ahí mi ausencia intermitente. Besossssssssssss

    ResponderEliminar