Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

21 febrero 2009

Las influencias de la poesía innovadora de la primera mitad del siglo XVI

En 1526 Juan Boscán, conocido sobre todo por su traducción de El cortesano, contacta con Andrea Navagero en Granada durante las tornabodas del emperador Carlos V. Navagero anima a Boscán para que adapte el soneto y los metros italianos a la lírica castellana. Sin embargo, Boscán supone la transición a dicha aclimatación. Sus poemas fueron publicados póstumamente en 1543 por su viuda, conjuntamente con los de Garcilaso de la Vega. Destacan principalmente los sonetos y las composiciones largas («Hero y Leandro»).

Para comprender esta nueva lírica española del Renacimiento hay que fijarse en las influencias que tuvo de la poesía trovadoresca medieval, del Dolce Stil Nuovo y de la poesía petrarquista:

a) La poesía trovadoresca provenzal y el amor cortés:

Esta poesía se caracteriza por lo siguiente:

o Nace en Provenza en el siglo XII.


o Creadores: los trovadores.


o Tema: el amor cortés. Se considera a la dama un ser superior al que el enamorado rinde culto y vasallaje, como si se tratase de un señor feudal en una trasposición del orden social al literario. Se trata de un amor de correspondencia frustrada en la mayoría de los casos, pues la dama, que destaca por su honestidad, impide la consumación del amor; debido a esto, el poeta transforma el sentimiento amoroso, en un principio jubiloso, en dolor, sufrimiento, inevitables, que ponen en peligro su vida y que, incluso, le hacen desear la muerte.

o Influyó en toda Europa: durante los siglos XIII y XIV en la lírica gallega; en la poesía catalana; en la poesía de cancioneros c
astellanos y aragoneses del siglo XV; en la poesía italiana (Dante, Petrarca, petrarquismo).

b) El Dolce Stil Nuovo (Dante y Guido Cavalcanti):

o Surge en Tos
cana en el siglo XIII.

o Continúa la estela de la lírica trovadoresca au
nque presenta innovaciones: la poesía se entiende como un acto de sinceridad; la mujer (donna angelicata) refleja la Bondad y la Belleza divinas; se produce una espiritualización del amor; la naturaleza complementa de forma recurrente al tema del amor y se presenta idealizada y siempre en la estación primaveral.

Veamos un soneto de Dante:

Tanto gentile e tanto honesta pare
La donna mia quand’ella altrui saluta,
Ch’ogne lingua deven tremando muta,
E li occhi no l’ardiscon di guardare.

Ella si va, sentendosi laudare,
Benignamente d’umiltà vestuta;
E par che sia una cosa venuta
Da cielo in terra a miracol mostrare.

Mostrasi sì piacente a chi la mira,
Che dà per li occhi una dolcezza al core,
Che ’ntender no la può chi no la prova;

E par che de la sua labbia si mova
Un spirito soave pien d’amore,
Che va dicendo a l’anima: Sospira.


Traducción

Tanto es gentil el porte de mi amada,
tanto digna de amor cuando saluda,
que toda lengua permanece muda
y a todos avasalla su mirada.

Rauda se aleja oyéndose ensalzada
-humildad que la viste y que la escuda-,
y es a la tierra cual celeste ayuda
en humano prodigio transformada.

Tanto embeleso el contemplarla inspira,
que al corazón embriaga de ternura:
lo siente y lo comprende quien la mira.

Y en sus labios, cual signo de ventura,
vagar parece un rizo de dulzura
que el alma va diciéndole: ¡Suspira!


c) Francesco Petrarca:

Petrarca (1304-1372), el poeta del amor por antonomasia en el Renacimiento europeo, transformó la tradición trovadoresca y del dolce stil nuovo y se convirtió en un modelo a seguir por autores italianos y españoles.

En su obra el
Canzoniere se organiza en torno a la figura de Laura, amada de Petrarca (Laura= lauro y Dafne), durante su vida y después de su muerte: pasión amorosa, quejas de amor no correspondido, alabanza de la belleza de la amada, lamento por su muerte.

Realiza una idealización del amor, al que considera una pasión irresistible. El poeta analiza sus sentimientos desde su conciencia más íntima.

La amada se presenta como una mujer real, de carne y hueso, pero que es inmortalizada gracias a la poesía.

Algunos ejemplos de su obra son estos dos:

Non pur quell'una bella ignuda mano,
che con grave mio danno si riveste,
ma l'altra et le duo braccia accorte et preste
son a stringere il cor timido et piano.

Lacci Amor mille, et nesun tende invano,
fra quelle vaghe nove forme honeste
ch'adornan sí l'alto habito celeste,
ch'agiunger nol pò stil né 'ngegno humano:

li occhi sereni et le stellanti ciglia,
la bella bocca angelica, di perle
piena et di rose et di dolci parole,

che fanno altrui tremar di meraviglia,
et la fronte, et le chiome, ch'a vederle
di state, a mezzo dí, vincono il sole.

(fuente: wikisource)
Traducción

No sólo la desnuda y bella mano,
que se viste con grave d
año mío,
mas la otra también y los dos brazos
están para apretar el pecho humilde.

Mil lazos tiende Amor, ninguno en falso,
entre aquellas honestas formas nuevas,
que el celestial aspecto tanto adornan
que alcanzar no lo puede humano ingenio:

los ojos claros, las brillantes cejas,
la bella boca angélica, de perlas
llena y de rosas y palabras dulces,

que hacen temblar a los demás de asombro,
y la frente y el pelo que al mirarlo
vencen al sol de estío al mediodía .


En este soneto aparece la descripción de la belleza femenina que se ajusta al canon de la época (la imagen muestra un detalle de La primavera-1481- de Botticelli).

Si no es amor, ¿qué es esto que yo siento?
Mas si es amor, por Dios, ¿qué cosa es y cuál?
Si es buena, ¿por qué es áspera y mortal?
Si mala, ¿por qué es dulce su tormento?

Si ardo por gusto, ¿por qué me lamento?
Si a mi pesar, ¿qué vale un llanto tal?
¡Oh! viva muerte, oh delectuoso mal,
¿por qué puedes en mí, si no consiento?

Y si consiento, error grave es quejarme.
Entre contrarios vientos va mi nave
- que en altamar me encuentro sin gobierno -

tan leve de saber, de error tan grave,
que no sé lo que quiero aconsejarme y,
si tiemblo en verano, ardo en invierno.

En este otro soneto, Petrarca alude a las contrariedades que encierra el amor.


BIBLIOGRAFÍA

ALVAR, C., MAINER, J. C. y NAVARRO, R. (1997/2004): Breve historia de la literatura española, Madrid, Alianza Editorial.
CANAVAGGIO, Jean (1995): Historia de la Literatura Española. Tomo II. El siglo XVI, Barcelona, Ariel.
CHECA CREMADES: La poesía en los Siglos de Oro: Renacimiento.
DOMÍNGUEZ CAPARRÓS, José (1999/2004): Diccionario de métrica española, Madrid, Alianza Editorial.
GARRIDO GALLARDO, M. A.: «Géneros literarios».
BOSQUE MUÑOZ, I. y OTROS (2003/2008): Lengua Castellana y Literatura. 1º Bachillerato, Madrid, Akal.

3 comentarios:

  1. E.X.C.E.L.E.N.T.E !!!

    No soy un amante de la poesía, soy más de la prosa. Pero no se puede amar lo que se desconoce, ¿no?.

    Me gustaron mucho los ejemplos de Dolce Stil Nouvo, de la mano de Petrarca... me dejó fascinado el segundo soneto, en sus primeros versos:

    "Si no es amor, ¿qué es esto que yo siento?
    Mas si es amor, por Dios, ¿qué cosa es y cuál?
    Si es buena, ¿por qué es áspera y mortal?
    Si mala, ¿por qué es dulce su tormento?" ...

    Me atrapó...

    En fin... gracias por el aporte, acabas de sumarle un admirador al viejo Petrarca, jajaj.

    Un abrazo, estaremos en contacto.

    PD: Leí ese cuento que citaste en mi blog, aunque no recordaba que fuera de Dolina. Estoy de acuerdo en que la vida se trata de esperar, pero a veces es duro aguardar un trencito nuevo.... no?

    besos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Lionel.

    El acercamiento a la poesía ha de ser paulatino. Yo la conocí, principalmente, a través de la música y de la lectura de poemas sueltos. Posteriormente, y en forma creciente, ya fui leyendo libros enteros. Ahora quiero releer la Divina Comedia de Dante, porque la primera vez que me acerqué era una adolescente.

    Un beso

    Y recuerda que hay que apaciguar los nervios ante la espera.

    ResponderEliminar
  3. Buen finde Maja,!!!!
    qué lo disfrutes a full...llena de romanticismo.
    besotes

    ResponderEliminar