Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

29 marzo 2009

De Calisto y Melibea

Es verdad el célebre dicho de que uno no se acuesta sin aprender algo más a lo largo del día. Esto me sucedió ayer cuando, hojeando el Diccionario de mitología griega y romana de Pierre Grimal, surgió el nombre de Melibea. La entrada de Melibea reúne tres personajes mitológicos. Selecciono aquel que dice que fue una de las hijas de Océano.

Melibea se casó con Pelasgo. Este habitó por primera vez la Arcadia, la cual reinó, y, además, inventó la casa como lugar de vivienda y descubrió las plantas útiles para el ser humano. Del matrimonio entre Pelasgo y Melibea nació Calisto.

Calisto dedicó su vida a la caza, a la castidad y a la vida en el monte. Zeus se enamoró de ella y se transformó en Ártemis para seducirla, ya que a Calisto no le gustaban los hombres y pasaba su tiempo cazando con el séquito de la diosa (otra versión asegura que Zeus adoptó la figura de Apolo, hermano de Artemisa). Calisto quedó embarazada de un varón, Árcade. Durante un tiempo ocultó su embarazo, pero fue descubierta un día, mientras se bañaba, por la diosa Ártemis, quien la expulsó del grupo y, como castigo, la transformó en un oso al que le da caza (según otra versión, Zeus la convierte en la Osa Mayor para evitar las represalias de Hera).

3 comentarios:

  1. Siempre interesante tu mitología, que bueno que nos puedas dar tanta sabiduría.

    Abrazos "Madre de Calisto"!

    .Gs.

    ResponderEliminar
  2. Como le va sta? La verdad mas alla de toda la mitología que estudie (soy estudiante de filosofia) no tenía ni idea de esta historia. Me gustan las historias donde las mujeres tienen protagonismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, chicos!

    La mitología es apasionante.

    El otro día estuve en una librería y un amigo se compró un diccionario de mitología. Lo estuve mirando, como es usual cada vez que cae un libro en mis manos, y descubrí esa entrada. Si Calisto lo supiera, jeje...

    Un abrazo para los dos

    ResponderEliminar