Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

15 marzo 2009

El corazón de Jinryu

Cazadora aspiró con fuerza y llenó los pulmones al máximo, pues necesitaba toda la energía de su cuerpo para atravesar el corazón de la criatura. De repente, justo cuando el acero iba a entrar en contacto con las escamas del dragón, una voz le detuvo:

- Espera, muchacha. Asegúrate de no desgarrar el tejido del corazón- le ordenó el caudillo del grupo-. Tan sólo atraviésalo.

- Sí, sí, haz eso, Cazadora- insitió el brujo-, o no podremos aprovecharlo.

En ese instante, la joven guerrera titubeó. Luego, con cierta parsimonia, alzó la cabeza y se fijó en las pupilas de Jinryu. Estas, de nuevo, brillaban soberbias. El animal estaba recuperando su vitalidad. No había tiempo que perder; mas, renacieron las suspicacias que durante el trayecto hasta la cueva habían surgido. Había algo extraño en el comportamiento de aquellos hombres, así que Cazadora se giró, aun a sabiendas de que esa pocisión le desfavorecía mortalmente.

- ¿Aprovecharlo? No entiendo. ¿Aprovecharlo para qué?- interrogó al jefe.

No supo contestar y sus ojos le concedieron la palabra al viejo brujo:

- Hace muchos años, quizás más de los que un hombre sabría contar, los dragones desarrollaron la capacidad de regenerase. De este modo, aunque su especie no contaba con numerosos ejemplares, se aseguraban una supervivencia algo más sencilla. Desde que se supo de la existencia de esta cualidad, el ser humano la admiró, por eso, hace poco menos de un centenar de años, el Concilio de Brujos del Reino de las Cuatro Puertas, tras siglos de investigación y de experimentos, descubrió la forma de emplear la energía del corazón del dragón tras su muerte. Cazadora, ¿comprendes el alcance de este hallazgo?- calló unos segundos esperando la respuesta de la joven-. Veo que lo comprendes pero no deseas compartirlo... Bueno, no importa, ahora ya no. Gracias a dicha energía nuestro reino se convirtió en el más poderoso de esta parte del mundo; pero el corazón de nuestra última presa dejó de otorgarnos su poder y teníamos que lograr otro, el mejor de todos ellos: el del gran Jinryu. El último de su especie; el último con las escamas púrpuras. Sus escamas reflejan el poder que anida en su pecho y nosotros ya sabemos cómo prolongar indefinidamente su vigor. Por eso, niña, necesitamos su corazón, el corazón de esta bestia, para el bien de la humanidad.

- Entiendo- susurró la joven-. Lamentablemente, entiendo. Pero no utilices el nombre de la humanidad para satisfacer el egoísmo de vuestro reino.

Cazadora se cortó levemente la mano izquierda con su espada y la metió en la talega que colgaba de su cintura. Sintió que el frío de los pétalos de hibernia penetraba por la herida y se extendía por todo el brazo. De un salto se situó en el lomo de Jinryu. Con la mano siniestra agarró la cadena que los soldados habían colocado alrededor del cuello del dragón y el frío la hizo estallar en irregulares pedazos. El dragón comenzó a aletear y la guerrera lo animó:

- Mi frío protegerá la calidez de tu corazón.

Olivia

Ciudad Real, 15 de marzo de 2009

A Juan, el último cazador

Capítulo siguiente

15 comentarios:

  1. De parte de Juan un besazo, meli. Seguro que le encantará este cuento cuando se lo pueda leer. Sin duda volará su imaginación con el dragón.

    ResponderEliminar
  2. uyyyyyyyyyyyyy!!! qué bello que está el cuento.
    me imaginé cada escena, colores, formas....
    felicitaciones maja.
    besazo

    estoy tomando mate, quieres?

    ResponderEliminar
  3. Cazadora se fue con el dragón. Quizás fue la mejor elección.

    ResponderEliminar
  4. No puedo leer, estoy estudiando.. sniff

    Ya pasaré más despacio

    Besitos!

    P.D. Mejoraté pronto

    ResponderEliminar
  5. Te saludo ya que gusta el gran Poe y el mejor grupo del mundo U2...

    A cuidarse

    Jose

    ResponderEliminar
  6. Menos mal que no muere!!!Me gusta la guerrera pero el dragón aun más :)

    Muchos besos Ovi

    Lidia

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por vuestros comentarios y por vuestros ánimos, de verdad. Siempre me ayuda a continuar escribiendo y me produce una gran alegría.

    Un abrazo muy fuerte a todos.Cuidaos y sed felices.

    PD: esta historia creo que me lleva por nuevos caminos. A ver qué pasa.

    Bye!

    ResponderEliminar
  8. un golazo melibea, las aventuras de cazadora, son cada vez màs copadas.
    la posta, el dragon me cae muy bien, como diria un amigo mio, es un jugador de toda la cancha papà!!!
    besos

    ResponderEliminar
  9. Me gustó mucho, Melibea (me gusta más Olivia, en realidad).

    Me gustan las historias de guerreros y dragones.

    :)

    ResponderEliminar
  10. Bravo Melibea, fantástico relato, lo he disfrutado mucho, conseguiste toda mi antención.
    Besos desde el fin del mundo.

    ResponderEliminar
  11. FELIZ PRIMAVERA!!!!!


    Era una noche azul; la primavera
    inundaba mis sienes y mis manos,
    y era el mundo, muchacha, un fruto inmenso,
    cálido, abierto, mudo y entregado.
    Sentí mi carne desprenderse, irse
    por el paisaje misterioso y claro,
    mi sangre fue con los arroyos lentos,
    mi corazón perdióse en el espacio.
    Era hermoso en la piel sentir el roce,
    hecho leve suspiro, de los astros,
    y tener en la mano, dulcemente,
    un murmullo de nubes y de pájaros.
    Me fundí con el aire, con las cosas,
    sentí el fondo del mundo entre los labios
    y palpité, en la noche inmensa, grande,
    como un tremendo arcángel derramado.

    Rafael
    Morales

    besos y a seguir disfrutando!!!

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Gilda, Navegante, Su y Vitamorte, por vuestros comentarios y por vuestra visita. Siento haber tardado en contestaros, pero estuve fuera estos días. Un abrazo y un beso para cada uno de vosotros y feliz primavera.

    ResponderEliminar
  13. Muy bello cuento, estaré mas seguido por aqui para leerte
    saludos

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Saphira. Me alegro de que te guste. Espero verte a menudo, pues siempre me agrada recibir visitas de mis lectores. Cuídate y un abrazo.

    ResponderEliminar