Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

16 mayo 2009

El regreso

Al abrir la puerta del establecimiento, sintió el aroma del café recién hecho. Observó el mostrador: tras él se encontraba una mujer de edad avanzada que leía el periódico mientras daba vueltas al café con una cucharilla. Sin levantar los ojos del papel, la mujer saludó y, después, con lentitud, preguntó:

- ¿Qué desea?

La vendedora se asombró por la forma de vestir del joven, ya que, a pesar del calor, sin el menor asomo de asfixio o sudoración, llevaba un sobretodo negro que le llegaba hasta los tobillos.

- Verá... Vengo por esto.

El joven sacó de debajo de la tela del abrigo una vaina negra que protegía una espada. Sacó el arma con cuidado, pues se hallaba rota.

- Necesito que me la arreglen.

La mujer se volvió a sorprender por la antigüedad de la pieza. La agarró delicadamente y se fijó en la hoja, labrada cerca de la empuñadura.

- "Medas"- leyó en voz alta-. ¿Medas? No puede ser... No es posible que sea esta la original. La auténtica tiene siglos de existencia- siguió examinando la espada-. Sin embargo... Cielo santo, sin embargo, es..., es la verdadera.

- Claro que lo es- sonrió el joven.

- Pero..., ¿cómo la ha conseguido?- frunció el ceño la mujer.

- No la he conseguido: es mía. Yo soy Medas.

- ¿Usted?... ¡Ja! Eso es tan imposible como que haya traído esta espada. Deje de burlarse de mí.

- No me burlo. Yo soy Medas. Un día su antepasado Ruyan la forjó para mí y grabó esta inscripción en ella.

Al escuchar el nombre de Ruyan, la vendedora volcó la taza y vertió el café sobre el periódico. Todo resultaba extraño, mas pocos fuera de su familia recordaban a ese ascendiente.

- Es tiempo de regresar- susurró Medas.


Olivia Vicente

Zamora, 16 de mayo de 2009

8 comentarios:

  1. Siempre grossos tus textos Meli.

    Pero, con el respeto de este relato, me gustó muchísimo más el de la vieja y el cenicero.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¿Otro relato por capítulos? ¡¡¡Genial!!! Besotes

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola a los dos!

    Gus: es normal que te guste más el de la vieja y el cenicero por su marcada ironía. Simplemente, son distintos en cuanto a la temática. Que pases buen domingo. Besos

    Mona: síiiiiiiii. Me he decidido a empezar otro por capítulos. A ver dónde me lleva. Será difícil olvidarme de Jinryu. Muchos besos para los tres.

    ResponderEliminar
  4. mmmm, interesante, quisiera ver hacia donde va esta historia, me gusta
    besos

    ResponderEliminar
  5. Tácito, bienvenido de nuevo.

    La verdad es que tengo alguna idea para este relato, pero siempre me guardo un poco de imrpovisación.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Lindísimo relato, como todos los que escribes.
    besazo guapa!!!

    ResponderEliminar
  7. Ehchaba de menos tus relatos, grossa, sigue así.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Su y Never. Tenías ganas de regresar con la ficción. A ver qué tal este relato por entregas. Espero que os guste.

    Un besazo para cada una

    ResponderEliminar