Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

06 junio 2009

Leyendo a Cadalso

Todo lo muda el tiempo, Filis mía,
todo cede al rigor de sus guadañas:
ya transforma los valles en montañas,
ya pone un campo donde un mar había.

Él muda en noche opaca el claro día,
en fábulas pueriles las hazañas,
alcázares soberbios en cabañas,
y el juvenil ardor en vejez fría.

Doma el tiempo al caballo desbocado,
detiene el mar y viento enfurecido,
postra al león y rinde al bravo toro.

Sola una cosa al tiempo denodado
ni cederá, ni cede, ni ha cedido,
y es el constante amor con que te adoro.

José Cadalso (1741–1782)

A Tácito y su tiempo asesino

6 comentarios:

  1. Genial, quien pudiera domar el tiempo, aunque sea 5 minutos
    besos

    ResponderEliminar
  2. El tiempo nos trae pérdidas pero también hallazgos. Es un mago que hace y deshace. Bienvenido sea el tiempo que nos acerca a nuestras metas.

    ResponderEliminar
  3. Querría volver atrás y por unos días parar el tiempo ¿Seré capaz?.
    Buen poema el de este Cadalso, poeta desconocido por mi persona.
    Y entre segundo y segundo, un beso para vos.

    .Gs.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, no es el sitio adecuado pero me encanta la imagen que has puesto de portada para el blog. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. "La única prisa es la del corazón
    la única ofensa, tener testigos.
    Te conozco,
    te conozco desde siempre,
    desde lejos
    Te conozco,
    te conozco como a un sueño bueno y viejo.
    Es por eso que te toco y te conozco.
    Te conozco"

    Silvio Rodríguez

    y como no se le puede pedir al tiempo que vuelva, sólo nos queda intentar que en la fluidez del mismo los futuros aconteceres serán siempre mejores.

    Besazo, Maja....el tiempo es veloz...pasará rápidamente

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola a todos y gracias por venir!

    Con la foto de La Alhambra quiero comenzar un nuevo período en este blog, no porque prometa cosas nuevas, sino porque me siento feliz por mis lectores y por el hecho de que escribir se ha convertido en mi aliado y en una necesidad.

    Últimamente, el tema del tiempo y su transcurso se repite fuera y dentro de mi vida personal y profesional. Por eso escogí este poema de un precursor del Romanticismo.

    Creo que, aunque el tiempo actúa cómo se le antoja, al menos podemos intentar resistirnos a sus caprichos.

    Un abrazo para todos y un beso enorme en cada mejilla.

    Siempre os agradezco vuestras sinceras visitas.

    ResponderEliminar