Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

23 julio 2009

Leyendo "Bar del Infierno" de Alejandro Dolina

[...]
Conversiones

En el siglo XIII, Danubio abajo, mucho más allá de Hungría, vivían unos gitanos cuyo caudillo se llamaba Anguil. Adoraban a Itoga y otras confusas divinidades de los Tártaros. Vivían en tiendas de cuero y basaban su economía en la caza, las ovejas o el saqueo de caravanas.

Un día llegó hasta allí Giovanni Di Pian Carpino, un franciscano que se dirigía a la China, por pedido expreso del Papa Inocencio IV.

Los hombres de Anguil lo tomaron preso y como Giovanni se negara a honrar aquellos dioses montaraces, resolvieron quemarlo vivo.

No sin cierta dificultad se completó una pira. La región era muy árida y la vegetación escasa. Giovanni fue amarrado a un poste y el propio Anguil puso fuego a las ramas secas que lo rodeaban. En ese momento, sin permitir siquiera que el misionero empezara a calentarse, un súbito aguacero apagó las llamas.

Hubo un gran estupor de los presentes, pues en aquella región no llovía casi nunca. Anguil juzgó aquel hecho como milagroso. Desató a Giovanni y le preguntó en qué consistía exactamente la religión que predicaba, para ordenar a todos sus hombres que se convirtieran a ella. Por fin, después de unas breves explicaciones de Giovanni Di Pian Carpino, todos se hicieron cristianos y prometieron construir una iglesia, no bien pudieran hacerse de los materiales indispensables.

Giovanni dio misa al pie del mismo poste al que lo habían atado, bautizó apresuradamente a los que pudo y partió hacia la China, llevando las alforjas llenas de obsequios y alimentos. [...]

Fragmento de Bar del Infierno (2005) de Alejandro Dolina

4 comentarios:

  1. tuve la posibilidad de leer el libro, me gusto sus ricas historia, lo recomiendo...

    ResponderEliminar
  2. ¡Hla, Oip! La verdad es que yo también lo disfruté mucho. Te recomiendo a Adolfo Bioy Casares, es otro grande argentino.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Yo leí el libro y mas allá de que algunos de sus relatos y muchos de sus pasajes me gustaron otros me dejaron pensando en la "nada" que me transmitieron así como el concepto o idea general del libro.
    Es decir, tiene algunos relatos buenos, y muchos otros que no tienen sentido. Pero ademas, al leer la contratapa del libro llegue con cierta idea de lo que iba a hallar en su interior, cosa que luego no encontré. (me sentí estafado)
    Justamente llegue a este blog sin querer, intentando buscar el significado del libro si es que lo tiene.

    ResponderEliminar
  4. Mystic, entiendo lo que quieres decir, pues el enlace entre algunas historias resulta difuso; por ello, en ocasiones el lector puede perderse entre los entresijos de cada narración. Quizás la clave esté en eso, en que la imaginación discurre por sendas cuyo vínculo reside en el Infierno.
    ¿Has probado a leer "Crónicas del Ángel Gris" de Dolina?
    Un saludo y bienvenido

    ResponderEliminar