Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

30 septiembre 2009

Regreso a la Argentina: el barrio de La Boca

Quizás transitar y existir sean sinónimos casi perfectos y, a mi parecer, una metáfora de Buenos Aires, la ciudad susceptible, cuyo barrio de La Boca, mezcla de colores y de procedencias, nos recuerda que un puerto supone muchos principios.

La Boca se ubica en el sudeste de Capital Federal. Fue así bautizado porque se encuentra en la desembocadura del Riachuelo en el Río de la Plata. De hecho, esta situación próxima al mar propició que Pedro de Mendoza fundara la primitiva Buenos Aires allí en el siglo XVI. Luego, posteriormente, en época colonial española, se llenó de barracones que habitaban los esclavos negros traidos de África. Más tarde, tras la independencia argentina en el siglo XIX, se establecieron saladeros para la cura de la carne vacuna y su posterior comercio, así como curtidurías para el tratamiento de la piel de estos animales.

Tal vez lo más peculiar de este barrio sea su apariencia. Esta se debe a que a finales del siglo XIX los inmigrantes- principalmente italianos- que se establecían en ese barrio se organizaban en conventillos. Un conventillo es una vivienda en la que cada cuarto es alquilado por una familia o un grupo de personas, de manera que los aseos, el comedor y la cocina son comunes. Estas casas las pintaban con varios colores, ya que empleaban la pintura que les sobraba a los marineros; la mayoría de las veces esta escaseaba para cubrir todo el edificio de un mismo color, de ahí la apariencia polícroma que adquierieron las casas y que se conserva actualmente.

El tango es la música que ameniza, sobre todo, Caminito, la calle-museo de este barrio. A caballo entre una atracción turística y el mantenimiento de una tradición, el lamento del bandoneón se eleva desde el tacón de aguja hasta el sombrero de fieltro. En ese espacio trazado por la música, el viajero puede tomar un fugaz protagonismo de la mano de un bailarín de tango y retratarlo por tan sólo cinco pesos.



"Malena", versión de Astor Piazzolla y de Susana Rinaldi

Tras caminar por este lugar, no olvido el paseo junto a la vía del tren, así como tampoco evito identificar las rutas metálicas con el deseo recurrente de volver: volver a Caminito; de ahí a San Telmo; de San Telmo a Constitución, y, finalmente, tomar otro tren para juntar la noche con el día bajo la sombra ineficaz de un árbol en el nacimiento del alba.

Parte de la información se ha obtenido de la Wikipedia y de Argentinos de Jorge Lanata.

A mi compañero de aventuras

6 comentarios:

  1. Caminito no es mi lugar favorito de buenos aires, pero es algo tipico y creo q unico.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Como buena porteña, hace mucho que no voy a Caminito. Pero recuerdo el Museo de Quinquela y sus colores. La Boca me atrajo tanto como Barracas, sobre todo en mi adolescencia cuando en compañia de un amigo recorría sus bodegones partiendo desde Parque Lezama mientras evocábamos a Sábato y "Sobre héroes y tumbas"
    Un beso Melibea y es una rica experiencia re-descubrir mis lugares desde tus experiencias.
    Rorry

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    Tácito: estoy de acuerdo contigo. Creo que no es lo más bonito de Buenos Aires. A mí lo que más me gusta de la ciudad es su caos, aunque te suene paradógico. Un beso grande!!!

    Rorry: me alegra hacerte recordar. Yo siempre tengo mis viajes en la cabeza y más estos a Argentina. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La Boca es La Boca. No hay otro lugar en Buenos Aires con esas características.
    Para mí, que tengo ascendencia italiana, representa el valor de la cultura de mis antepasados. Ya casi fueron desapareciendo las famosas cantinas italianas, dónde las familias salían a comer y se reencontraban con sus fuentes: comida italiana, música y baile.
    A mis abuelos les encantaba ir a comer a esos lugares y ahora el que más recuerdo es LA CUEVA DE ZINGARELLA, que no sé si existe.

    El museo PROA, Quinquela Martín, el teatro Catalinas fundado por padres de un colegio de la zona....barrio, barrio junto al riachuelo, veredas altas para evitar la inundación.

    Todo un testimonio de la inmigración a este país.

    me gusta que te guste lo que viste en mi país que es tan variopinto como pusite en algún otro post.

    besote

    ResponderEliminar
  5. Hermosa nota, preciosa versión de "Malena".
    Nada en tu blog tiene desperdicio, Ovi.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Laura. Me gusta mucho ese tango; fue uno de los primeros que conocí.

    Más besos a vos

    ResponderEliminar