Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

14 septiembre 2009

Leyendo "El marino que perdió la gracia del mar" de Yukio Mishima

[...]- Sigue hablando, por favor- pidió Fusako, y entonces él supo que estaría bien besarla. El suave e inflamado juego de sus labios cambiaba levemente en cada contacto, en cada apretado intermedio, mientras recodo a recodo se derramaban mutuamente llenos de luz, hilando en una sola fibra luminosa toda la suavidad y toda la dulzura. Los hombros bajo sus ásperas manos eran ahora más reales que cualquier sueño.

Como un insecto que plegara sus alas, Fusako bajó sus largas pestañas. Ryuji pensó que aquella felicidad era capaz de volver loco a cualquier hombre. Era una felicidad que se resistía a ser descrita. Al principio, el aliento de Fusako parecía remontarse desde algún lugar del pecho, pero su olor y calor fueron cambiando gradualmente hasta que Ryuji llegó a pensar que le nacía de algún abismo insondable de sí misma. El fuego que inflamaba su aliento era también distinto. [...]

Fragmento del capítulo 4 de El marino que perdió la gracia del mar (1963) de Yukio Mishima (1925-1970).

4 comentarios:

  1. Hola Olivia,¿que tal?
    Soy Juan Alfonso, me distes clase el curso pasado, ¿te acuerdas?
    Bueno te quería preguntar, que he visto en algunos de tus relatos esto y no se que significa: [...]
    Cuando puedas respondeme a mi pregunta, gracias
    Adios

    ResponderEliminar
  2. se me ocurre que debe ser un libro interesante y además entretenido, atrapante.
    besazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola a todos!

    Juan Alfonso: ¿qué tal? Espero que te encuentres bien y con ganas de aprender. Bueno, te cuento. Los textos que aparecen bajo la etiqueta de Lecturas recomendadas no los que creado yo. En este caso, el texto es un fragmento de una novela japonesa. Cuando se pone el símbolo "[...]", quiere decir que se trata de un fragmento, que hay texto antes y después y los corchetes reflejan la ausencia de partes. Espero que lo hayas comprendido. Pásate por aquí cuando quieras. Me gusta que me visites. Un abrazo fuerte y suerte.

    Never: más saludos y besos para ti.

    Susuru: me regaló esta novela un amigo y me enganchó desde el primer capítulo. No conocía nada de este autor. Os lo recomiendo. Un besoooooooooo

    ResponderEliminar