Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

28 octubre 2009

Leyendo "Matilda" de Roald Dahl

[...] Los maestros lo pasan muy mal teniendo que escuchar estas tonterías de padres orgullosos pero normalmente se desquitan cuando llega la hora de las notas de fin de curso. Si yo fuera maestro, imaginaría comentarios genuinos para hijos de padres imbéciles. "Su hijo Maximilian", escribiría, "es un auténtico desastre. Espero que tengan algún negocio familiar al que puedan orientarle cuando termine la escuela, porque es seguro, como hay infierno que no encontrará trabajo en ningún sitio".

O si me sintiera inspirado ese día, podría escribir: "Los saltamontes, curiosamente, tienen los órganos auditivos a ambos lados del abdomen. Su hija Vanessa, a juzgar por lo que ha aprendido este curso, no tiene órganos auditivos".

Podría, incluso, hurgar más profundamente en la historia natural y decir: "La cigarra pasa seis años bajo tierra como larva y, como mucho, seis días como animal libre a la luz del sol y del aire. Su hijo Wilfred ha pasado seis años como larva en esta escuela y aún estamos esperando que salga de la crisálida". [...]

Fragmento del capítulo 1 de Matilda, novela escrita por Roald Dahl

6 comentarios:

  1. maravillosa Matilda, nunca pasará de moda.
    gracias por este post.
    besazo

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, como también son maravillosos sus cuentos cortos. Como la Sra. Bisby y el coronel. Os recomiendo sus cuentos cortos.Besos.

    ResponderEliminar
  3. Curiosa elección de un fragmento de Matilda (je, je)

    ResponderEliminar
  4. Sacado totalmente de la realidad. Si las maestras pudieran expresar sus sentimientos/pensamientos con total libertad. Lamentablemente, se está poniendo de moda contestar con insultos o golpes cualquier nota que no sea eximitoria, así el hijo sea un zángano real.
    Cariños
    Rorry

    ResponderEliminar
  5. Querida Melibea, aquí estoy con un café sobre mi mesa, dispuesto a pasar unos buenos minutos recorriendo algunas de tus entradas, te las debía por mi ausencia...
    Y ha sido un gusto y todo un placer, se bebe mucho de cosa buena por aquí, además de mi café que ya bebido ha sido.
    Te dejo un beso y seguiré visitandote siempre, aunque distanciado.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola a todos! Muchas gracias por venir.

    La verdad es que "Matilda" me encanta. También "Los relatos escalofriantes" del mismo autor.

    En cuanto al tema de esta obra, ojalá los profes pudieran sincerarse sin ser catalogados de crueles, porque hay cada caso... Jeje.

    Venid cuando queráis por mi blog; siempre sois bienvenidos. Acepto el café y sumo otro con pastas de almendras, tan típicas de España.

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar