Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

30 noviembre 2009

Dalí y Picasso en la renovación del Teatro

Mis ansias constantes por escribir me llevan al viernes. Ese día, por recomendación de una persona, acudí al Museo de Santa Cruz para asistir a una exposición cuyo título decía así: Picasso y Dalí en el Teatro. Nada más sugerente, al menos para mí. Sin embargo, el mismo edificio que alberga la exposición es en sí mismo una joya.

El Museo de Santa Cruz fue un hospital de gran importancia en Toledo. Se construyó a principios del siglo XVI con la intención de reunir en un único edificio todos los hospitales de la ciudad. Su estilo es plateresco. Lo más llamativo que posee es la portada, la escalera que nace del patio interior y los artesonados mudéjares y renacentistas.

Dentro del interior, que consta de dos grandes naves en forma de cruz, en la planta baja se muestran los diseños de la escenografía para dos obras: El sombrero de tres picos, por Picasso, y Don Juan Tenorio, por Dalí. Este conjunto está integrado por trajes, bocetos, carteles, atrezzo y una pequeña parte del decorado.

La importancia de la aportación de estos dos pintores al teatro reside en que plantean una nueva visión de lo español más acorde con la realidad del momento. Es decir, parten de la tradición, de los tópicos populares sobre España, para hacer una relectura de los mismos. Evidentemente, este cambio está motivado por los movimientos de Vanguardia de principios de siglo y, por otro lado, por el papel que realizaron personajes relevantes de la época como, por ejemplo, Lorca, Buñuel, Falla, etc., muchos de los cuales coincidieron en la mítica Residencia de Estudiantes en Madrid. Pero, además, incorporan la tradición culta sobre la apreciación de España de la mano de Goya, Unamuno y Ortega y Gasset, entre otros. Como resultado de todo esto nace la puesta en escena de dos clásicos de la Literatura Española.

Cuando se le ofreció a Picasso la posibilidad de participar en el diseño de la representación de El sombrero de tres picos, el pintor andaluz mostró cierto recelo por el tema de la obra; sin embargo, enseguida vio el interés que para él podía despertar: el reflejo de la lucha de clases y la victoria de las clases bajas sobre el abusivo Corregidor. El reto consistía en conjugar lo español con la cultura rusa, puesto que prepara la escenografía para Diaghilev y su compañía de ballet. Curiosamente, a principios del siglo XX existía en la sociedad rusa la idea de que ambos países tenían muchas semejanzas. Así pues, en 1919 se estrena en Londres El sombrero de tres picos por los Ballets Russes.

"Vestir" a la obra por excelencia del teatro español, Don Juan Tenorio, constituyó para Dalí una oportunidad para desarrollar su mundo de asociaciones surrealistas en un texto cuya trama se desarrolla en el siglo XV y cuyo autor, José Zorrilla, pertenecía a un Romanticismo conservador. Por eso, la clave de su versión radica en el potencial que adquieren el atrezzo, los vestidos y el decorado a la hora de romper con la iconografía esperada por el público para ofrecerle una nueva que enriquece, no sólo visualmente, sino también semánticamente. Un ejemplo claro de esto es la adición de Las Parcas, unos personajes mitad pájaros, mitad humanos, que se dedican a cambiar el escenario y, además, presagian el final fúnebre de la obra.

Frente a Picasso, Dalí tuvo una doble dificultad cuando estrenó la obra en Madrid en 1949: por un lado, armonizó los tópicos del mito popular con una visión vanguardista; por otro, superó los prejuicios de postguerra en torno a la innovación, ya que se consideraba que la cultura era algo inmutable y, obligatoriamente, vinculada al pasado.

Finalmente, sólo me queda aconsejar esta exposición que se cierra el 10 de enero de 2010. Por tan poco (la entrada es gratuita) podréis gozar de una joya de la arquitectura civil del Renacimiento y de la magia de estos dos pintores de gran relevancia mundial.

Fuentes:
- de la información sobre el museo: www.turismocastillalamancha.com;
- de las fotografías del museo: commons.wikimedia.org;
- de las fotografías del catálogo: folleto de la exposición;
- de la fotografía sobre la exposición: www.masclm.com;
- de los trajes para El sombrero de tres picos y del cartel para Don Juan Tenorio: www.artespain.com;
- del boceto para los figurines de Don Juan Tenorio: museoteatro.mcu.es.

Para quien le resulte interesante ver un vídeo sobre la inauguración de esta exposición en Toledo, dejo un enlace: www.masclm.com.


BIBLIOGRAFÍA

QUINTANA JIMÉNEZ, Isabel y PELÁEZ MARTÍN, Andrés (coord.) (2008): Picasso y Dalí en el Teatro, Colecciones del Museo Nacional del Teatro, Ciudad Real, editado por Sociedad Don Quijote de Conmemoraciones Culturales.

6 comentarios:

  1. Excelentes letras. Me encanta como escribes.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Muchas gracias. Me alegro de que te guste.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. !Hola¡ Un tema un poco difícil para mi. Creo que tendré que repasar el libro de Ortega y Gasset sobre interpretación de las artes. Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Never! Quizás sea un tema complicado, aunque la exposición pretendía, más que aleccionar, mostrar la modernidad de dos clásicos del siglo XX.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola, extraordinariamente bien descrita la exposiciòn. Es cierto que ambos artistas no sòlo innovaron el teatro sino tambièn lo revolucionaron.
    Considero que tu presentaciòn es magnìfica. Siento como si hubiese asistido a Toledo al Museo de Santa Cruz.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Ana María! Gracias por tu comentario. En este espacio tienes un hueco para la lectura y para compartir un trocito de cultura. Bienvenida. Espero volver a verte pronto.

    Un saludo

    ResponderEliminar