Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

22 noviembre 2009

La revolución romántica en Europa

El Romanticismo se considera una revolución compleja y longeva que afectó a todos los aspectos de la vida europea: el arte, la política, la sociedad, la ideología... Por tanto, tal y como asegura José Carlos Mainer, resulta complicado definir qué es el Romanticismo, debido a sus manifestaciones plurales y a que algunas de sus características propias, en realidad, se hallaban presentes en la Ilustración. Sin embargo, se puede considerar que son los numerosos cambios sociales, políticos y culturales que se producen entre 1780 y 1848 los que sirven de motor para esta nueva época: la Independencia Americana de 1776, la Revolución Industrial Británica (1760-1840), la Revolución Francesa (1789), el Imperio Napoleónico, el Congreso de Viena y la restauración del orden europeo, la Revolución del 25 en Rusia y la del 30 en Europa, las conflictos continentales de 1848 y la publicación del Manifiesto comunista, entre otros hechos...

A pesar de disponer de estas fechas, resulta complicado determinar la cronología. Se considera que surge en Inglaterra y Alemania a finales del siglo XVIII. A partir de esa fecha y hasta las primeras décadas del siguiente siglo, el movimiento se extiende por el resto de Europa (en otra entrada explico la cronología del Romanticismo español). Al origen del Romanticismo contribuyen: Rousseau, Kant, Fitche, Lessing, Herder, Goethe, Schopenhauer, Chateaubriand, Hugo, Dumas...


BIBLIOGRAFÍA

ALBORG, José Luis (1980): Historia de la literatura española. Tomo IV. El Romanticismo, Madrid, Gredos.

ALVAR, C., MAINER, J. C. y NAVARRO, R. (1997/2004): Breve historia de la literatura española, Madrid, Alianza Editorial.

NAVAS RUIZ, Ricardo (1982): El Romanticismo Español, Madrid, Cátedra.

4 comentarios:

  1. yo pensba q lluis miguel era un romantico latino

    ResponderEliminar
  2. ¡Jajajajaja! Eres un maestro, Tony. La verdad es que me he reído mucho. Un gran beso

    ResponderEliminar
  3. Schopenhauer y Kant, me parecen muy diferentes entre sí. Recomiendo Schopenhauer, en mi ignorancia, lo veo más asequible. Eso de "La Crítica de la Razón Pura", de Kant no me quedó muy claro ni en el instituto ni en la facultad. Por otra parte creo que la palabra "romanticismo"no es eso que nosotros pensamos. ¿O sí?

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Never! En las próximas entradas iré comentado qué se entiende por Romanticismo de forma más concreta. Pero, como bien sugieres, no tiene nada que ver con la palabra "romance", asociada a obras de contenido ñoño y de un sentimentalismo mediocre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar