Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

09 diciembre 2009

La llegada del viento del Norte


Boreas (1903) de John William Waterhouse (1849-1917).
(Fuente del cuadro: www.jwwaterhouse.net)

6 comentarios:

  1. ¡ Hola! Precioso cuadro.De esa manera ese viento frío resulta hasta cálido. Besos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que sí, porque no tiene nada que ver como llevo yo embutido a mi nene para que no pase frío con como va la chica del cuadro. Me rio porque lo llevo con un abrigo que no le deja casi moverse, como un muñeco hinchado, dos gorros, una bufanda, el saco de invierno, etc...

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola a las dos!

    Ciertamente, el cuadro es realmente hermoso: los tonos azulados que sugieren el frío; el movimiento, sobre todo, de la ropa que se entrega al ritmo del viento. Esto último me ha hecho recordar una canción que publicaré mañana.

    Mona, me has hecho reír. Bueno, el invierno tiene estas cosillas, como preocuparse por que a tu nene no le quede ni un huequito por el que se cuele el frío.

    Muchos besos para las dos

    ResponderEliminar
  4. Hola Meli: Cuando sopla el viento norte por estos pagos, es un viento tórrido, caliente. Aquí le llaman el "viento de los locos", pues es muy fastidioso y te cambia el humor. Si caminas al lado del mar con viento norte puedes llegar a convertirte en una escultura de arena, pues se te pega a todo el cuerpo.

    Me gusta encontrar este opuesto y complementario entre Europa y América del Sur. Y como no me olvido nunca de vos, si pasás por mi blog, te dediqué algo especial en relación a Salta que espero te guste.

    Besos, empanadas y pastelitos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Susuru, de verdad. Me ha gustado mucho tu entrada. Te agradezco que te acuerdes de mí. Me emociona mucho.

    Me apunto a los pastelitos, pero, sobre todo, antes me como, al menos, 4 empanadas.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Que hermoso, Melibea!
    Con la mano pretende controlar el peinado, mientras el viento desordena sus ropas.
    Supongo que es el comienzo del otoño.
    Un beso grande y muy buenos deseos para vos en el año que se inicia.
    Cariños
    Rorry

    ResponderEliminar