Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

15 diciembre 2009

Los componentes relacionales de la comunicación

Además de los componentes materiales, Escandell Vidal incluye en el proceso de la comunicación a los componentes relacionales. Estos, en realidad, consisten en los vínculos que se establecen entre los componentes materiales y, por tanto, son más significativos que estos. A continuación se define cada uno de ellos.

a) La INFORMACIÓN PRAGMÁTICA es el conjunto de conocimientos, creencias, supuestos, opiniones y sentimientos de un individuo en un momento cualquiera de la interacción verbal. Dik incluye dentro de la información pragmática tres subcomponentes: el universo discursivo (conocimiento del mundo, de sus características naturales, culturales...), el espacio y el tiempo (conocimiento derivado de lo que los interlocutores perciben durante la interacción) y el cotexto (lo derivado de las expresiones lingüísticas intercambiadas en el discurso inmediatamente precedente). La información pragmática es claramente subjetiva. La hipótesis del conocimiento mutuo, según Mª. Victoria Escandell, es insuficiente; por ello, aclara que es mejor hablar de hipótesis lógicas de tipo probabilístico.

b) La relación entre el emisor y su información pragmática, por un lado, y el destinatario y el entorno, por otro, constituyen la INTENCIÓN. La comunicación humana tiene como finalidad fundamental que el emisor intervenga sobre el estado de cosas preexistente. Esta idea, ya propuesta en cierta medida por las funciones del lenguaje de Jakobson (funciones representativa, conativa, fática, metalingüística, poética y expresiva), se refiere a que cuando hablamos actuamos (Austin y Searle) a partir de la colaboración (Grice). Por consiguiente, la intención es un principio regulador de la conducta al conducir al hablante a utilizar los medios más idóneos para alcanzar sus fines.

d) La relación que existe entre los interlocutores por pertenecer a una organización humana con estructura social se conoce con el nombre de DISTANCIA SOCIAL. El emisor construye un enunciado a la medida del destinatario y, por tanto, debe tener en cuenta el grado de relación social entre ambos porque la distancia social impone una serie de selecciones que determinan la forma del enunciado. Del grado de relación social depende el uso de registros o estilos.


BIBLIOGRAFÍA

ALCARAZ VARÓ, Enrique y MARTÍNEZ LINARES, María Antonia (1997): Diccionario de lingüística moderna, Barcelona, Ariel.
CALSAMIGLIA BLANCAFORT, Helena y TUSÓN VALLS, Amparo (1999/2004): Las cosas del decir. Manual de análisis del discurso, Barcelona, Ariel.
CHARAUDEAU, Patrick y MAINGUENEAU, Dominique (2005): Diccionario de análisis del discurso, Buenos Aires, Amorrortu editores.
CRYSTAL, David (1994): Enciclopedia del lenguaje de la Universidad de Cambridge, Madrid, Taurus.
ESCANDELL VIDAL, Mª. Victoria (1993): Introducción a la Pragmática, Barcelona, Editorial Anthropos.
PORTOLÉS, José (2004): Pragmática para hispanistas, Madrid, Editorial Síntesis.

2 comentarios:

  1. Me parece muy bien eso de la Distancia Social, y de que se tenga en cuenta el grado de conocimiento que se tiene con la persona que es tu interlocutor ¡ Ojalá se tuviera más en cuenta! Porque ahora se establece una relación de tuteo que a veces me resulta sorprendente. Besos.

    ResponderEliminar