Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

04 diciembre 2009

Regreso a la Argentina: Salta, La Linda (1ª parte)

Llevo días intentando preparar esta entrada sobre Salta. A cada palabra que surge nace un sentimiento, un recuerdo, una sensación. Quizás por eso no soy capaz de concretar nada, porque ese nada me supera emocionalmente. Así que voy a entregarme a ese pasado tan reciente.

Salta es una provincia increíblemente hermosa. Ya desde el aire te atrapa con la visión de los serpenteantes Andes, quebrados por valles, coloreados por la presencia de diversos minerales y fósiles. Por ello, la llegada al aeropuerto siempre le resta magia a un paisaje tan sobrecogedor.

Durante el trayecto hasta la ciudad, mirábamos a un lado y a otro para observarlo todo. Por fin llegamos al casco antiguo. Las casas me recordaban a las de La Laguna en Tenerife, de tipo colonial, con el encanto de la historia en sus cimientos.

Apenas tuvimos tiempo de almorzar porque al poco realizábamos una visita guiada. Tardamos en encontrar un establecimiento abierto, pues en la zona es tradición incuestionable la siesta, costumbre cercana también a los españoles. Entramos en un local regentado por un padre y su hija. Yo me moría de ganas por comer unas empanadas típicas salteñas, a pesar de que llevaba varios días probando empanadas en cada lugar al que íbamos, incluso tomábamos caseras (las mejores que he comido nunca). Con 15 pesos pagamos las cuatro empanadas y los dos refrescos.

Después nos dirigimos a la agencia donde una furgoneta nos recogió para iniciar la ruta. La verdad es que este tipo de visitas no suele gustarme, pues prefiero caminar sin rumbo fijo y sin temporalizaciones. Sin embargo, esta vez aceptamos.

El recorrido tuvo como primer punto destacable la Plaza 9 de Julio, llamada así porque fue en ese día de 1816 cuando en Tucumán se procclamó la Independencia de las provincias de América del Sur. A esta plaza miran el Cabildo, la Catedral, el Museo Arqueológico de Alta Montaña y el Museo de Arte Contemporáneo. Se trata de una plaza que invita a sentarse en los numerosos bancos mientras disfrutas del constante sol. También se usa como punto de encuentro entre los habitantes de la ciudad. De ahí que resultara tan representativa de su historia pasada y actual.

Por orden, las fotografías son del Cabildo, de la Catedral y del Museo de Alta Montaña.

A mi compañero de aventuras

7 comentarios:

  1. Como AMO el noroeste argentino, es mi lugar favorito de todo el país, aunque sólo visto por fotos y videos. En algún momento de mi vida me voy a pegar una escapada a toda esa zona tan maravillosa. Además la gente es tan amable, típico del interior argentino.

    Saludos wapa, un abrazote. Me dá mucho gusto que lo hayas disfrutado al viaje, aunque no pudimos vernos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Olivia, ¿qué tal? supongo que bien, por lo que he leido estas en Argentina ¿no?

    bueno, un recuerdo y que lo pases bien.

    ResponderEliminar
  3. Hola amiga:
    No conozco Salta pero sí Tucumán y una de las cosas que más me gusta de esa zona es el verde que predumona. Los claveles del aire, el aroma a azahar.El colorido de sus flores y el cantar de los coyuyos por las noches.
    De las empanadas, prefiero no hablar. Las empanadas salteñas y tucumanas provocan adicción. Y los tamales ¡Ay que delicia!
    Cariños
    Rorry

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola a todos!

    Ricardo: tienes que ir en cuanto puedas. Es una provincia tan hermosa... Lo que más me gustó de todo fueron los colores tan dispares en el paisaje y las leyendas del lugar. Espero que la próxima vez que vaya a Argentina podamos vernos, pues me dio mucha rabia no encontrar un momento. Cuídate. Muchos besos.

    Juan Alfonso: todo bien, ¿y tú? ¿Cómo te va? No estoy en Argentina, pero fui este verano. Me encanta verte por aquí. Cuídate. Un abrazo fuerte y que sigas bien.

    Rorry: Las empanadas son un vicio que he adquirido; lo asumo. En fin, no sé si la próxima vez que vaya a tu país tendré que ir a una clínica de desintoxicación, jeje, porque son mi debilidad. Por otro lado, ojalá conozca también Tucuman; me han dicho que es hermoso. Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Meli: ¿sabés que como argentina no conozco Salta? Es tan grande mi país que siempre nos quedarán asignaturas pendientes para seguir viajando y conociendo lugares.
    Lindo post, recuerdos de ponchos colorados, de los gauchos de Güemes, de nuestra zamba y todo el folklore autóctono.
    Gracias por sentirte bien en mi país.
    Siempre serás bienvenida.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Salta la linda es merecedora de ese nombre, tengo la suerte de conocer gran part del pais y si bien hay zonas más conocidas o turisticamente mas explotadas, sata y el NOA en general es uno de mis favoritos, tengo unos recuerdos hermosos de mi ultimo viaje a esa ciudad.
    besos por miles

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Su y Calamardo!

    Su: tienes que ir a esa zona porque es preciosa por el paisaje, pero también porque atesora historias en cada grieta del suelo. Un abrazo.

    Calamardo: (no sé si llamarte Salmón) posta que sí, como dirías tú. Yo también me lo pasé excepcionalmente bien. Más besos para ti :)

    ResponderEliminar