Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

07 enero 2010

"Ella bailaba deliciosamente..."

"Ella bailaba deliciosamente abandonada entre los brazos de un muchacho rubio con aspecto de remero"

Estas palabras las escribió Renoir (1841-1919) en la parte inferior del boceto para el Baile en Bougival, un óleo que data de 1883. Con este mensaje reflejaba uno de sus hábitos que consistía en obsequiar con un último retrato a la mujer con la que había mantenido una relación. De este modo concluía los idilios amorosos.

Un ejemplo de esta costumbre se encuentra en una versión más pequeña del Baile en Bougival, en donde el rostro de la mujer adquiere una acentuada semejanza con una de sus amantes.

A Fénix y a Mona

(Fuente del cuadro Baile en Bougival: web.educastur.princast.es)

BIBLIOGRAFÍA

NÉRET, Gilles (2009): Renoir. El pintor de la felicidad (1841-1919), Madrid, Taschen.

5 comentarios:

  1. ¿Pintó muchos retratos?
    A la dama se la ve realmente feliz

    ResponderEliminar
  2. Sí, pintó varios retratos. Como ya menciono en la entrada, aparte de los encargos, realizaba pinturas como regalo para sus amantes.

    Lo que más me gusta de este cuadro es la increíble luminosidad del rostro de la mujer.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Pues no esta mal la manera de terminar sus idilios. Al menos siempre podría contemplar uno de sus espléndidos cuadros y si apretaba la situación venderlos.

    ResponderEliminar
  4. Melibea...
    Que interesante lo que contás.
    No conocía esa costumbre de Renoir a qien admiro.
    Gracias...!
    Un beso
    Rorry

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Graccias por vuestras visitas.

    La verdad es que me gustan las curiosidades sobre los artistas. Siempre te sorprenden.

    Ver los cuadros de Renoir en el Museo d'Orsay es algo maravilloso. Jamás se me olvidará la luz de esos lienzos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar