Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

23 enero 2010

La búsqueda de la virtud en la poesía de Luis de León

A principios del siglo XVI aparece una forma distinta de comunicarse con Dios, cuyo principal artífice es Erasmo de Rotterdam, quien une Humanismo y Reforma religiosa con un regreso al conocimiento de las Sagradas Escrituras y de los Santos Padres; a un cristianismo interior a través de la reflexión y el diálogo con Dios; a una visión optimista de la relación con Dios y de la figura de Cristo; y a una crítica de las prácticas externas y vacuas de los cristianos.

El Concilio de Trento (1545-1563) responde al Erasmismo con la Contrarreforma. Esta desempeña un papel decisivo en la España de la segunda mitad del siglo XVI y afianza los elementos atacados por los reformistas. De esta forma, la Inquisición, creada en 1468, refuerza su poder en España.

Luis de León (1527- 1591) es un autor cuya obra se desarrolla en la segunda mitad del siglo XVI. En él confluyen el neoplatonismo, el estoicismo y el pitagorismo. Su filosofía habla de cómo conseguir el
aurea mediocritas y, con ella, la serenidad. Estos temas nutrirán la poesía barroca, sobre todo la de Quevedo.

Se ha dividido la producción del conquense en dos: por un lado, se encontrarían las traducciones o recreaciones de textos sagrados o profanos (
Cantar de los Cantares); por otro, su poesía original como «Oda a la vida retirada», «Profecía del Tajo», «Noche serena»...

Rosa Navarro advierte de que su poesía ha de leerse en contraste con la de Garcilaso de la Vega, ya que imita la poesía clásica de Horacio y Virgilio y la poesía bíblica (
Salmos). Para ello escribe en liras, puesto que le permite llevar al castellano el pensamiento clásico con una elaboración humanística.

¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruïdo,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido;

Que no le enturbia el pecho
de los soberbios grandes el estado,
ni del dorado techo
se admira, fabricado
del sabio Moro, en jaspe sustentado! [...]

Fragmento de «Oda a la vida retirada»
(Fuente del poema: www.poesia-inter.net)

Sus odas se sirven de un lenguaje preciso, de hondas resonancias clásicas, para lograr la comunicación con Dios en un lugar retirado. Por consiguiente, para Luis de León, la auténtica poesía es la moral y en ella aborda temas relacionados con la búsqueda de la virtud, lejos del mundo, de las riquezas, de la ambición, en un lugar ameno, en un huerto que recuerda al horaciano.


BIBLIOGRAFÍA

ALVAR, C., MAINER, J. C. y NAVARRO, R. (1997/2004): Breve historia de la literatura española.
CANAVAGGIO, Jean (1995): Historia de la Literatura Española. Tomo II. El siglo XVI.
CHECA CREMADES: La poesía en los Siglos de Oro: Renacimiento.
GARRIDO GALLARDO, M. A.: «Géneros literarios».

3 comentarios:

  1. ¡Ah! Y que razón tiene Luis de León, nada mejor que estar alejado de los poderosos, sobre todo si tu no eres uno de ellos. Pues ya se sabe a quien va a caer el marrón que estos han fabricado.Saludos.

    ResponderEliminar
  2. el poema lo recuerdo como algo que tuve que estudiar obligatoriamente de memoria en mi clase de literatura en la escuela secundaria.

    La parte histórica me la refrescaste con lujo de detalles.

    Espero que estés bien y que te cuides mucho, pues te veo muy poco.

    besazo Maja

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestras visitas. Estoy algo atareada, así que me paso poco por el blog, aunque procuro no descuidarlo demasiado.

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar