Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

22 febrero 2010

Los temas del Romanticismo español: los sentimientos

Al igual que sucedió con la Historia, las emociones constituyeron un tema central en el Romanticismo español. El sentimiento estrella fue el amor, aunque también otros tuvieron gran protagonismo.

El amor se entendió como un sueño (Espronceda, Zorrilla y, tardíamente, Bécquer), una pasión idealista (Campoamor y Larra) o una pasión erótica. El Costumbrismo (Ramón de Mesonero Romanos) y las comedias satirizaron este sentimiento.

En relación con el amor surgieron nuevos papeles de la mujer en la Literatura: como un ángel («Canto a Teresa» de Espronceda) o, por el contrario, como un demonio que acarrea la destrucción y la muerte. Pero, además, también se impuso la mujer como víctima del amor y de la sociedad incluso hasta la defensa ardiente de su felicidad (Inés de
Don Juan Tenorio) o hasta la venganza (Azucena en El tovador).

La religión se concibió, por una parte, como un sentimiento y como una institución. En tanto sentimiento, asociada a ella, surgieron la figura del rebelde enfrentado a Dios (don Juan) y la reivindicación del diablo (
El diablo mundo). Sin embargo, en tanto institución, se entendió la religión como punto de partida a través del que se analizaron problemas contemporáneos y se reflejó el anticlericalismo (Sancho Saldaña o el castellano de Cuéllar de Espronceda, Carlos II el Hechizado de Gil y Zarate).

Finalmente, el romántico se acercó a la vida desde una postura negativa y pesimista (esta derivaba de la planteada por Kant) que, posteriormente, desembocará en el sentimiento trágico unamuniano. La pérdida de la fe en Dios y en la razón provocó el vacío existencial, la búsqueda de aventuras, peligros, hazañas, acciones heroicas, etc. donde se pudiera perder la vida. De esta forma, la muerte se consideró una forma de evasión, así como el vehículo para lograr la paz del alma atormentada, ya sea mediante un suicidio ficticio o real (Larra).


BIBLIOGRAFÍA

ALBORG, José Luis (1980): Historia de la literatura española. Tomo IV. El Romanticismo, Madrid, Gredos.

ALVAR, C., MAINER, J. C. y NAVARRO, R. (1997/2004): Breve historia de la literatura española, Madrid, Alianza Editorial.

3 comentarios:

  1. Una excelente síntesis del romanticismo:emociones y sentimientos inundándolo todo.Me ha gustado que reflejes esa ambivalencia, ese claroscuro de la época.
    ¿Qué dirías tú que marca la literatura actual?

    ResponderEliminar
  2. Juan Alfonso Naranjo Simarro24 de febrero de 2010, 21:28

    ¡Hola Olivia!
    ¿Qué tal? espero que bien.
    Recuerdos de mis amigos Angel e Israel(y mios jeje)

    1 abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola a los dos!

    Doctor: gracias por tu comentario. En cuanto a las tendencias literarias actuales..., una buena pregunta. Desde mi punto de vista, predomina la mediocridad y la escritura de consumo. Yo en esto soy bastante clásica y me quedo, como mucho, en la primera mitad del XX. Un saludo

    Juan Alfonso: ¡qué alegría tu visita! Me encanta. Dale un abrazo a Isra y a Ángel. ¿Cómo estáis? ¿Os va bien? Espero que sí. Si necesitáis ayuda, decídmelo. En lo que pueda os ayudaré. Un besazo. Cuídate. Ojalá vuelvas pronto por aquí. chau

    ResponderEliminar