Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

04 mayo 2010

Los géneros del Romanticismo. La novela histórica

Los temas del Romanticismo español se desarrollaros en distintos géneros y subgéneros. De entre todos ellos, se consideran géneros típicamente románticos la novela histórica, la poesía narrativa histórica, el teatro histórico y el costumbrismo.

La crítica considera que la primera novela histórica española fue Ramiro, Conde de Lucena (1823) de Rafael Húmara, de concepción dieciochesca. Le siguió Telesforo de Trueba y Cossío. Sin embargo, el tema romántico por excelencia fue la inspiración cristiana y la Edad Media, al estilo de Walter Scott. Esto lo puso en práctica Ramón López Soler en Los bandos de Castilla o El caballero del Cisne (1830).

En el año 1834 se produjo el éxito total del modelo con La catedral de Sevilla de Vayo, Ni rey ni Roque de Patricio de la Escosura, Sancho Saldaña o el castellano de Cuéllar de Espronceda, El doncel de don Enrique el Doliente de Larra y, sobre todo, El señor de Bembibre (1844) de Enrique Gil y Carrasco.

(Fuente de la imagen de Walter Scott: es.wikipedia.org)


BIBLIOGRAFÍA

ALBORG, José Luis (1980): Historia de la literatura española. Tomo IV. El Romanticismo, Madrid, Gredos.

ALVAR, C., MAINER, J. C. y NAVARRO, R. (1997/2004): Breve historia de la literatura española, Madrid, Alianza Editorial.

3 comentarios:

  1. Hola Maja, pasaba a saludarte con ganas de tomar un rico café de esos que sólo vos sabés preparar.

    Volveré más seguido.

    besos

    ResponderEliminar
  2. El señor de Bebibre lo leí hace tiempo. Quizás lo relea otra vez para refrescar mi memoria. Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola a las dos! Encantada de teneros por aquí.

    Su: no te preocupes; creo que estamos todos bastante ocupados. Se hace lo que se puede. Te dejo un café de medianoche, la mejor parte del día.

    Never: esa novela no llegué a terminarla; no sé muy bien por qué. A veces no es el momento de disfrutar de una lectura.

    Besos a las dos.

    ResponderEliminar