Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

02 julio 2010

Los lugares comunes

Si tuviera que definir qué son para mí los lugares comunes, hoy, sinceramente, hablaría del río Tajo y las afiladas torres del Alcázar, cuyas puntas sesgan un cielo en estos instantes despejado. De hecho, ya no puedo pensar en mi vida sin esa imagen en mi cerebro, una imagen que apacigua mis estados vulnerables y apasiona mi tedio.

Hoy bajé por las escaleras mecánicas de
El Miradero para desembocar, tras unos pasos, en el Puente de Alcántara. Me pregunto qué tendrá ese puente, quizás metáfora de los vínculos entre pasajes remotos y actuales. Lo desconozco desde el punto de vista consciente; sin embargo, desde que conocí esta isla de la Historia, la hermosa imperial, no hay día que mi mirada no dirija sus deseos a este monumento. Mas no se trata de una actitud contemplativa la mía; eso, no. Me gusta transitar por sus adoquines, deslizando mis dedos por la balaustrada de piedra, hasta que me detengo hacia la mitad y me asomo a contemplar, para mi disgusto, las aguas verdosas del Tajo. Entonces, distraída, con los oídos en la música, encuentro en la realidad el descanso. Quizás por eso suelo rememorar unos versos del gran poeta Luis de León:

¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruïdo,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido [...]!


Esos versos se superponen a la canción que suena en los auriculares. Ya nada importa más que esas palabras, el agua, el arte, el aire, el apacible instante; ni siquiera yo misma. Porque todo esto, al margen de la caducidad, se repetirá en otros momentos semejantes, dispares, eternos.

Olivia Vicente Sánchez
Toledo, 2 de julio de 2010

A ti

4 comentarios:

  1. quedé embriagada con tu relato.
    Muy visual, muy sensible.
    Te estoy esperando por estos lados. Tenés mi TE, llamame cuando estés por aquí o enviame un mail. Nos veremos, que esta vez tiene que ser.
    Besos guapa!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Su. Estamos en contacto. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Gran ciudad la de Toledo y tu relato 100% emotivo. Ayer mismo tuve la grata oportunidad de hacer un "viajecillo" y recorrer sus calles por las que se respira historia y tradición por todos lados. Me quedé impresionado por la gran conservación del ambiente medieval, ya que en otras ciudades este aspecto se ha ido deteriorando con el tiempo. Quizás sea esa una de las causas de mi decisión por ir a estudiar allí la carrera universitaria. ^^
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. Creo que uno siempre vive buscando su lugar en el mundo. Creo que en mi caso el rio es también lo que me da calma, tal es así que deseo que alguna vez, cuando sea cenizas, pueda descansar en él.
    Un beso y mis felicitaciones.
    Claudio

    ResponderEliminar