Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

29 diciembre 2010

Leyendo "La aventura del tocador de señoras" de Eduardo Mendoza

[...] La tintorería estaba cerrada, golpeé el cristal y de la trastienda salió el señor Ramachandra en pañal y babuchas, con un plato de bodrio en una mano y una cuchara en la boca. Le expliqué que aquella noche me habían invitado a una fiesta de campanillas y quería ir hecho un brazo de mar, me hizo entrar y elegimos entre las prendas que los clientes le habían confiado, un traje que se ajustara a mi hechura, a mi presupuesto y a las conveniencias sociales, unos guantes de cabritilla y un fular. Le pagué mil pelas por adelantado y volví a la peluquería.

A las ocho menos cinco, cuando se fue el último cliente (que aquel día resultó ser también el primero), me teñí el pelo de un intrépido azabache. A continuación me hice una barba con un moño postizo, pero tras varias probaturas renuncié a ella porque me daba un aspecto montaraz poco tranquilizador. Me habría gustado pasar por casa para asearme un poco, porque tanto mi camisa como yo dejábamos bastante que desear en cuanto a pulcritud, lozanía y fragancia, pero cuandome disponía a salir, apareció inopinadamente Ivet. [...]

Fragmento del capítulo 4 de La aventura del tocador de señoras (2001) de Eduardo Mendoza

4 comentarios:

  1. Muy bonito relato. Un beso y que comiences muy bien el nuevo año.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Claudio. Igualmente para ti.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Guarda los buenos recuerdos
    Para los malos momentos y escucha…..
    Apuntate a la vida, a decir lo que sientes.
    A sentir lo que vales, a soñar lo que quieres
    Y a saber que te sobra con tener lo que tienes.

    Buenos augurios para el 2011

    Saludos con amor

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Su, por felicitarme el año. También te deseo un gran comienzo de este 2011 y que vaya mejorando con el paso de los meses.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar