Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

26 mayo 2011

Campo y cambio semánticos

A menudo me encuentro con que la explicación de estos dos conceptos generan confusión, incluso a partir de su propio nombre. Por esto pretendo aclarar, mediante ejemplos, estos dos términos asociados al léxico de una lengua.

El CAMPO SEMÁNTICO es un conjunto de palabras que pertenecen a la misma categoría gramatical y que se relacionan entre sí por el hecho de que comparten un rasgo de su significado. Por ejemplo, tío/-a, primo/-a, hermano/-a, abuelo/-a… pertenecen al mismo campo semántico pues todas las palabras son sustantivos y se relacionan por el hecho de que son nombres de parentescos. Igualmente, un campo semántico puede abarcar expresiones coloquiales que designan acciones verbales como es el caso de tener cubierto el riñón, nadar en la abundancia...

El significado básico de las palabras de un idioma puede experimentar modificaciones debido a la evolución de la lengua y también por el propio uso que se realiza de ellas en determinadas situaciones comunicativas. Esta variación que afecta al significado de una palabra se denomina CAMBIO SEMÁNTICO y este puede deberse a distintas causas:
a) Causas históricas. La palabra retrete en un primer momento denominaba una habitación íntima, retirada; sin embargo, actualmente, se llama así a un cuarto con instalaciones urinarias. Este ejemplo demuestra que la evolución de una lengua provoca que algunas palabras modifiquen su significado (fuente de la imagen: http://historiasconhistoria.es).
b) Ampliación de significado. Sucede en otros casos que un término mantiene su significado pero aumenta, además, en acepciones puesto que pasa a designar un nuevo elemento de la realidad. De este modo, portal nombra la entrada de un edificio y, por otro lado, la página de acceso a un conjunto de páginas web. Esto mismo le ha sucedido a don Juan, el personaje de la obra de Zorrilla, ya que ha pasado a utilizarse también como adjetivo: donjuán.
c) Restricción de significado. Una palabra puede ver reducido su número de acepciones al aplicarlo a una disciplina o ámbito del saber. Así sucede cuando usamos bajo en música, es decir, como instrumento o tipo de voz, frente al hecho de que designa, de forma general, a un sujeto o cosa de poca altura.
d) Transferencia de significado. Suele suceder que entre dos o más palabras se produce una traspaso del significado por metáfora (El guiso necesita dos cabezas de ajo) o metonimia (Se comió un plato de arroz).
Tabú y eufemismo
e) Causas sociales. Algunas palabras (eufemismos) se utilizan para evitar términos desprestigiados socialmente (tabúes). Por ejemplo, se emplea la palabra baño (eufemismo) para hablar del retrete (tabú); o la palabra desempleo (eufemismo) para hablar del paro (tabú). También existen eufemismos que afectan al mundo de la política y que encubren abusos de poder; este es el caso de limpieza étnica, eufemismo empleado para evitar genocidio, palabra tabú (fuente de la imagen: http://blogs.publico.es/).

6 comentarios:

  1. No sé cómo llegué hasta acá, pero quedo encantada.
    He leído un par de artículos y me parecen todos muy interesantes.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu visita. Me alegra que te guste mi blog. Espero volver a verte pronto.

    ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  3. Súper, Olivia. Me ha gustado leerte y aprender algo nuevo contigo. Te tendrían que llevar (virtualmente) a las aulas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Dedalus.
    ¿Qué tal estás? Espero que bien.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu argumento con esto me has ayudado muchísimo para una exposición

    ResponderEliminar