Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

25 octubre 2011

"Vicky Cristina Barcelona" de Allen

Ayer estuvimos viendo Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen, una película que estrenó el director americano en el año 2008. La acción transcurre en Barcelona, aunque también parte de ella se ubica en Oviedo.

El argumento trata de que dos jóvenes, Vicky y Cristina, acuden a Barcelona por diferentes motivos: la primera de ellas, estudiante de la identidad catalana, visita el país para mejorar sus conocimientos sobre Cataluña y sobre España; la segunda, Cristina, acompaña a su amiga en este viaje para huir de su último fracaso sentimental y para buscar las claves del amor y de su desarrollo personal. En este contexto conocen a un pintor (Juan Antonio) con una personalidad apasionada y un tanto atormentadora. A partir de un encuentro fortuito con este hombre, las dos amigas americanas comenzarán a cuestionarse sus modos de vida con el propósito de hallar la clave que les ´dé acceso a la satisfacción vital. No obstante, la entrada de otro personaje en escena, María Elena, la ex-esposa del pintor, provocará situaciones límite entre los distintos personajes y, por otro lado, aumentará la capacidad creadora de Juan Antonio y de Cristina.


(Fuente del vídeo: http://youtube/UJ3rlKh4utw)

Lo que quiero destacar de esta cinta es que, sin excesos, Woody Allen propone un tema inmortal: la búsqueda de la felicidad, inevitablemente relacionada con el de la plenitud emocional y artística. En este sentido, creo que presenta las dos caras de la sensibilidad: la creativa y la destructiva. Esa doble vertiente aparece dentro de una narración en la que las ciudades de Barcelona y de Oviedo constituyen dos espacios que seducen por despertar el arte y la pasión en Vicky y en Cristina; de hecho, las ciudades surgen con tal entidad que podría hablarse de ellas como dos personajes que dialogan con el resto. En ese diálogo toma protagonismo el arte no simplemente como un objeto admirativo o como un producto tras un proceso sino como un camino que conduce, entre enigmas, a la deseada felicidad.

4 comentarios:

  1. excelente reseña, me dan ganas de volver a ver la peli

    ResponderEliminar
  2. Me alegro, Alfredo, porque merecería la pena.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no guardo buen recuerdo de la película, pero me has invitado a volver a verla. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de tu visita.

    La película, aunque no me parece de lo mejor de Allen, sí que tiene algunos aspectos interesantes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar