Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

07 noviembre 2011

Las virtudes de "Finis Mundi"

Por motivos profesionales, ya es la segunda vez que leo Finis Mundi de Laura Gallego. En esta novela se cuenta cómo el joven monje Michel protege en secreto una terrible noticia: la cercanía del fin del mundo. Él asume la responsabilidad de detener la catástrofe, pero para ello contará con la ayuda de Mattius y Lucía, entre otros personajes, quienes, además, le enseñarán un mundo desconocido para el monje de Cluny, el externo al monasterio.

Laura Gallego
La historia en sí misma me recuerda un tanto a El señor de los anillos y a El nombre de la rosa. Además carece de la fuerza narrativa de otros autores de aventuras de más importancia; en este sentido, he echado de menos una profundización mayor en el carácter y en las convicciones morales de los personajes principales, así como el detenimiento preciso en el desarrollo de las situaciones de acción, casi siempre salvadas a favor de los protagonistas gracias a Sirius, el perro del juglar. Otro aspecto bastante endeble se refiere a la caracterización de "los malos", concretamente la de García, el castellano malvado, y, por extensión, la de la Cofradía de los Tres Ojos.

Sin embargo, a mi parecer, Finis Mundi tiene dos puntos fuertes innegables: uno de ellos es la ambientación en la Edad Media, no sólo en cuanto a los espacios, sino también en el modo de vivir de los distintos estamentos sociales, pues permite a los lectores jóvenes hacerse una idea bastante fiel de una época sin caer en una erudición tediosa; y el otro punto fuerte consiste en la capacidad que posee la autora de encantar a su público juvenil, ya que la mayoría de los chavales que han leído esta novela han mostrado su interés por conocer más obras de ella. Quizás esto último sea suficiente motivo para dedicarle unas horas a su lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario