Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

30 diciembre 2011

"El viejo y el mar" de Hemingway

En estos días me ha dado por leer. La verdad es que lo necesitaba. Además, por otro lado, como no dispongo de internet de forma habitual, me he centrado en mi otra gran afición. Hoy voy a hablar de El viejo y el mar.

Ernest Hemingway
Ernest Hemingway, que fue Premio Nobel de Literatura, escribió diversas obras, en alguna de ellas trató la Guerra Civil española. Yo encontré en un armario El viejo y el mar, una breve novela en la que se cuenta la batalla de un anciano, Santiago, con el mar. Este hombre, tras varias rachas de mala suerte, sale a pescar con el objeto de cambiar su actual sino. Tras alejarse de la costa, un gran pez muerde el anzuelo y, a partir de ese momento, Santiago tendrá que luchar contra su propia vejez, sus temores, el calor y el hambre, la soledad, la oscuridad de las noches, el dolor físico...

Pese a que el libro desarrolla una escasa acción, lo cierto es que muestra un amplio mundo interior, el de una persona que siente, al final de su existencia, la necesidad de reivindicarse ante sí mismo. Debido a esto, la novela adquiere tintes épicos: Santiago es héroe, pero no procede de una casta de nobles o de elegidos, sino que es un pescador cubano pobre; su antagonista no es un personaje injusto, sino un pez, el representante de la naturaleza. Por tanto, la batalla entre el anciano y el animal es un enfrentamiento entre iguales, tal y como repite Santiago cuando más de una vez llama hermano al enorme espécimen. Esta lucha consiste en lograr la supervivencia en un mundo hostil, ya sea como pescador, ya sea como depredador. De cualquier manera, el viejo llegará a afirmar que "el hombre no está hecho para la derrota [...]. Un hombre puede ser destruido pero no derrotado".

El viejo y el mar refleja, además, una evolución en la narrativa del autor, miembro de la denominada "Generación perdida". El desencanto que sintió tras los distintos conflictos sociales y bélicos le llevó a la creación de una literatura que se centró en temas como la amistad, la honestidad, la lealtad, la superación personal, el respeto y el amor por la naturaleza... Todo esto aparece en esta breve obra publicada en 1952 a través de las diversas situaciones y, sobre todo, a través de la relación que mantiene Santiago con Manolín, el gran pez espada y los tiburones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario