Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

04 diciembre 2011

Viejas y nuevas palabras

Al mirar por la ventana pienso qué distintas son las palabras desde las diferentes situaciones que atravesamos en cada momento. Algunas se me antojan propiamente alegres y, en otras ocasiones, se tiñen de tal melancolía que apenas deseo recuperarlas para la memoria. Ya el mismo término recordar implica al corazón en tan gran medida que nos avisa de que no todos los pensamientos almacenados son revisados con indiferencia. Incluso me aventuro al decir que no existe ningún recuerdo frío, carente de valor emocional.

Quizás es por lo anterior que hoy se me antoja diciembre como una encrucijada en la que se topan sentidos plenos de versatilidad y yo soy el metal maleable al que un herrero del verso moldea a su antojo. Y, de este modo, llegaré a ser parte de la palabra y ella de un viejo poema que aparece nuevo ante otro despistado lector.

3 comentarios:

  1. Recordar implica un sentimiento y si somos palabras de versos de un poema se nos recordará por el sentimiento que despertamos en algún lector. Sí señor. ¡Bien dicho!

    ResponderEliminar
  2. Como siempre has dado en el clavo.Menos mal que la mayoría de las veces tendemos a recordar los buenos momentos, los malos se disipan en la bruma del tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestros comentarios.
    Yo pienso que las palabras tienen igual poder que la música, pues te transportan a recuerdos tan profundos que, algunos de ellos, rozan la literatura en esencia.
    Un abrazo para cada uno.

    ResponderEliminar