Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

18 junio 2012

En la tarde...

En la tarde tienen lugar hechos que, por la mañana, se me antojan aburridos. Por ejemplo, contemplar cómo se mueven las hojas de los árboles me resulta nostálgico ahora, ni qué decir del hecho de que cayeran gotas del cielo realizando dibujos caprichosos hasta que el suelo se llenase de completa humedad. En estos instantes, en realidad, no está lloviendo, pero tengo la sensación de que, si lo hiciera, soñaría con ser parte del cielo de manera que mis pensamientos volarían con las lágrimas de olor a tierra.

Sí, ahora sueño. De hecho, en muchas ocasiones sueño. Lo que llena mi cabeza eres tú, aunque también la necesidad de usar las palabras para acercarme a entender un mundo con el que comparto escasos intereses, pues dicho mundo perdió el ansia del altruismo y se enterró en los vanos sabores del metal y del papel pecuniario. Por eso, si en este mismo momento, me preguntaras dónde, yo te contestaría cómo, pues eso es lo que tengo cada día más claro: ese cómo sería semejante al de ayer y al de hoy; mas el dónde...Mas el dónde es una pregunta a la que tú muchas veces me has dado una respuesta con tu cómo.


Pongamos a bailar nuestras preguntas con nuestras respuestas en un vals con otras opciones, con zigzagueantes y helicoidales movimientos. Quizás, con la reflexión hecha carne, desaparecerá esta lluvia imaginaria a la que quiero llevarte conmigo.

6 comentarios:

  1. Hola Melibea!!! un relato que entraña inciertos pensamientos, el dónde, el cómo...cuando a veces es necesario tomar riesgos aunque no sean losresultados totalmente beneficiosos. Es la ley de la vida.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Su!:

      Tienes toda la razón. Arriesgarse o, metafóricamente, morir.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. y si, a veces hay que arriesgarse, a veces preguntar cosas sin esperar respuesta, es la vida mesma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arriesgarse da vida a la propia existencia. La aventura cotidiana esconde muchos y atractivos caminos.

      Eliminar
  3. Se nota que tienes estudios...; tu texto lo refleja.
    Besos

    ResponderEliminar