Actualmente escribo en oliviavicente.com. No obstante, el lector es bienvenido a este espacio y, por tanto, sus comentarios y sugerencias serán tenidos en cuenta.

16 julio 2012

Originalidad y aportación del Neoclasicismo a la literatura española: la novela

En la novela, la situación resultó más complicada que la poesía debido a la escasa fuerza de la burguesía, a la censura y al desprecio de los preceptistas por dicho género.

        La primera mitad del setecientos estuvo dominada por Diego de Torres Villarroel , “El gran piscator de Salamanca”. Además de escribir su , compuso las Visiones y visitas, para algunos su mejor obra. En ella mezcla sátira, realismo y burla. Se inspira en los Sueños quevedianos y adelanta la descripción grotesca del Esperpento.
     En la segunda mitad del siglo, el padre Isla consigue todo un bestseller con Fray Gerundio de Campazas (1758 y 1768). Bajo un pseudónimo, el jesuita satiriza a los predicadores de la época y propone un nuevo modelo de oratoria más cercano a la doctrina religiosa, a la exhortación moral y a la claridad. Debido a esto, la Inquisición condenó la segunda parte (1768), pero esta circuló clandestinamente. El verdadero reconocimiento de Fray Gerundio está en que, por primera vez en este siglo, se asume la lección cervantina del Quijote, aunque con muchas deficiencias. En este sentido, lo mejor son los cuadros de auténticas costumbres, que salvan la tradición novelesca en el siglo XVIII, y la reproducción del habla campesina, que no parece tener, en esta medida, precedentes en la novela española.
     Al final del siglo y principios del siglo XIX surgen distintos subgéneros como consecuencia de la influencia de la novela extranjera sobre la nuestra: la novela de terror (Galería fúnebre- 1831- de A. Pérez de Zaragoza),  la novela anticlerical (Cornelia Bororquia o la víctima de la Inquisición) y la novela utópica (Descripción de la Sinapia, El tratado de la monarquía columbina).

No hay comentarios:

Publicar un comentario